“Te lo cargas”. Coutinho avisa a Messi (y la orden es de Florentino Pérez. Y el muerto está en el Real Madrid)| EFE

“Quiero irme”. Coutinho no lo dirá, pero un jugador del Barça no soporta a Valverde

stop

Un crack que está decidido a dejar el conjunto azulgrana

04 de septiembre de 2018 (19:00 CET)

Todos lo saben. En el vestuario del Barça son conscientes de que hay un jugador que está decidido a abandonar el conjunto azulgrana. Y lo antes posible. Lo sabe Philippe Coutinho, Leo Messi y todos los pesos pesados de la plantilla culé. Se trata de Rafinha Alcántara, que tiene claro que no quiere seguir bajo las órdenes de Ernesto Valverde.

El fichaje frustrado por el Real Betis

Ya este verano el brasileño estuvo muy cerca de dejar el club catalán. El Real Betis apostaba fuerte por su fichaje, pero su llegada a Sevilla se vio frustrada.

Rafinha entró en la lista de convocados para el partido inaugural de Liga, pero no fue así ante el Valladolid. Fue entonces cuando saltaron todas las alarmas. Su padre y agente Mazinho ya había estado negociando con el Betis, y Rafinha dio luz verde.

El menor de los Alcántara se sentó con Valverde para decírselo bien claro: “Quiero irme”. Ernesto aceptó, pero ya fue tarde. El Betis ya había llegado a un acuerdo para hacerse con Lo Celso, del PSG.
RAFINHA | Instagram

El Barça no quería una cesión

El problema de la negociación entre el Barça y el Betis es que el conjunto andaluz solo podía permitirse una cesión, mientras que los culés querían hacer caja con Rafinha. El Barça pidió 30 millones de euros en el traspaso, o bien una cláusula de compra obligatoria.

El Betis no estaba por la labor. Quería cesión con cláusula opcional, y el Barça no pasó por el aro. El acuerdo no llegó y finalmente las negociaciones se rompieron, dejando a Rafinha en la estacada.

En enero puede negociar para irse gratis

El Barça se encuentra ahora con un problema. El contrato de Rafinha termina en junio de 2019. Es decir, esta es su última temporada. Eso mete en un buen lío al club culé, y es que a partir del mes de enero el brasileño puede negociar con quién quiera para irse totalmente gratis el próximo verano.

La buena noticia para el Barça es que Rafa quiere jugar. El centrocampista formado en La Masía no quiere pasar toda la temporada en la grada o el banquillo. Eso hace que el futbolista quiera marcharse ya en enero y no tener que esperar hasta el próximo verano.

La propuesta del Barça es la renovación por cinco años para así poder negociar su venta a otro club y sacar una buena cantidad de dinero, ya que si se va con solo seis meses de contrato por delante las ofertas que lleguen serán irrisorias.

Ahora habrá que ver cómo gestiona Ernesto Valverde la presencia en su equipo de un jugador que no quiere seguir vistiendo la camiseta azulgrana. Rafinha puede acabar siendo un auténtico dolor de cabeza para el técnico extremeño.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad