Valverde pone en jaque al Athletic: “Vente al Barça” | EFE

“Que se metan la liga española por el…”. Lo que pasó en el vestuario del Barça en el 1-O

stop

El conflicto entre los jugadores azulgrana en el que se impuso el criterio de los otros pesos pesados sobre Piqué

02 de octubre de 2017 (20:56 CET)

Lo que dice Leo Messi va a misa en el Barça. Por este motivo, no hubo manera de aplazar el partido el domingo 1 de octubre, en plena ola de represión policial al pueblo catalán.

El club apuró los minutos para lanzar el comunicado definitivo: “El partido se jugará a puerta cerrada”. Diversos medios de comunicación habían anunciado horas antes que no se iba a disputar.

La voluntad del club era suspender el coche. Pero había que consultar a distintos implicados. Tanto es así que el presidente Josep María Bartomeu admitió que fue “una de las decisiones más difíciles de tomar” desde que preside el Barça.

Una frase, esta última, que ya ha pronunciado en otras ocasiones. Quizás esa falta de personalidad es lo que propició finalmente las dimisiones de Carles Vilarrubí y Jordi Monés.

Lo cierto es que Bartomeu, según comunicado del club, tuvo que lidiar con la propia directiva –con esas dos víctimas–, los ejecutivos, el cuerpo técnico y los jugadores.

La ley de Messi

Estos últimos, los futbolistas, iban a tener la última palabra. Y también protagonizaron un intenso debate entre ellos. Pero optaron por jugar el partido. A la postre, a puerta cerrada.

Messi y otros pesos pesados eran partidarios de jugarlo. Tan solo Gerard Piqué y alguno otro de marcado carácter catalanista, como Sergi Roberto, opusieron algo de resistencia.

Y esta decisión generó un gran revuelo a todos los efectos. No solo costó la dimisión de Vilarrubí y Monés. También provocó un tremendo enfado de buena parte de la afición.

Hasta el punto que las redes sociales echaron humo contra el club y el propio Bartomeu.Que se metan la liga española por el...”, dijo alguno para responder el argumento que pretendía evitar la pérdida de tres puntos.