“Qué malo es...”, Messi no calla (y lo que pasó en el banquillo del Celta-Barça)

stop

Otro pésimo partido de los hombres de Valverde que destapa la mala gestión de los últimos años

17 de abril de 2018 (22:57 CET)

Estupor entre los aficionados del FC Barcelona. Tras la bochornosa derrota en Roma, el conjunto azulgrana sigue exhibiendo una versión lamentable. Injustificable independientemente de cuál hubiese sido el resultado en Vigo. La justicia del fútbol se quedó corta: empate (2-2).

Ardieron las redes sociales antes, durante y después del partido contra el Celta. La afición del Barça está harta de una política de cartera que recuerda a la del Real Madrid galáctico: mucho dinero, poca política de cantera y demasiados jugadores que no dan la talla.

Los de Ernesto Valverde visitaron el siempre difícil Balaídos para proponer un partido poco habitual: solo jugó uno de los titulares habituales, Ter Stegen.

El otro que en principio está llamado a ser titular es Philippe Coutinho, consolidado en Liga pero que no ha podido jugar la Champions este curso. El brasileño fue de los mejores en el primer tiempo y puso su grano de arena para mantener la imbatibilidad del equipo en Liga

Por lo demás, Valverde apostó por una defensa inédita –Semedo, Yerry Mina, Vermaelen y Digne– y un centro del campo para echarse a temblar liderado por André Gomes y Paulinho.

En la zona de creación estuvieron los mejores del Barça, Denis Suárez y el propio Coutinho, testigos del sufrimiento que supone jugar con Dembelé y Paco Alcácer arriba.

dembele messi celta vigo

Qué malo es...”, destacaban varios usuarios en las redes sociales. Había quién lo decía por Gomes y su nefasto pase a Dembelé que se convirtió en pérdida de balón para el primer gol del Celta. Otros lo decían por Yerry Mina, muy preocupante, y otros por el propio Dembelé a pesar de que abrió la lata con su gol.

El bochorno de Messi con Luis Suárez

Sin embargo, el comentario también se aplica al Barça. La segunda unidad del conjunto catalán deja bastante que desear y así lo evidenció el Celta, que generó un millar de ocasiones a Ter Stegen, el mejor azulgrana con mucha diferencia.

Leo Messi y Luis Suárez asistían al espectáculo con cara de disgusto desde el banquillo. Juntos, como siempre, comentando todas las jugadas. Criticando. Y con razón.

luis suarez messi banquillo celta

El astro argentino entró en lugar de Coutinho –se perfila como titular en la final de Copa– en el minuto 60 y solo tres minutos después el Barça volvió a marcar. Gol de Paulinho.

También fue clave la entrada de Sergi Roberto, aunque terminó expulsado. Un clamoroso error de un lento Yerry Mina –tiene más aspecto de jugador de baloncesto que de fútbol– la propició.

10 goles encajados en seis partidos

La situación es preocupante. Desde que los futbolistas regresaron del parón de selecciones han encajado goles contra el Sevilla (2), la Roma (1), el Leganés (1), la Roma (3), el Valencia (1) y el Celta (2).

Estos 10 goles recibidos en solo seis partidos –contrastan con el balance del primer tramo de curso– destapan una verdad muy dura: la directiva del Barça ha vuelto a hacer muy mal las cosas este último año.

yerry mina iago aspas

Bartomeu es el principal culpable de una gestión deficitaria en lo deportivo. La plantilla está pasada de vueltas, asfixiada y una vez más el Barça ha vivido de un once tipo.

Bartomeu es el culpable

Así lo ven el propio Messi y su íntimo Suárez, cansados de no tener recambios de garantías. De que la plantilla sea tan limitada en comparación con las que siguen vivas en Champions.

Cuentan desde dentro que la Liga no la ha ganado el Barça, la ha perdido el Madrid. El mal arranque de los de Zinedine Zidane ha llevado a esta situación que pone a los blaugrana un doblete en bandeja. Un doblete que, de llegar, ocultará muchas manchas negras.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad