Gerard Piqué | EFE

Piqué o “Si no lo agarran lo revienta”: pelea en el Barça (y de las feas)

stop

El lío en el vestuario culé tras la derrota en Sevilla

24 de enero de 2019 (13:58 CET)

​Gerard Piqué fue el encargado de llevar el brazalete del Barça la pasada noche ante el Sevilla. Un partido en el que el Barça volvió a dejar una imagen muy floja. Si bien es cierto que Ernesto Valverde optó por dejar a muchos pesos pesados fuera del once (de hecho, Leo Messi y Sergio Busquets se quedaron en Barcelona), el juego de los azulgrana dejó mucho que desear.

En especial en la segunda parte, donde los de Machín marcaron los dos goles que pueden ser definitivos en una eliminatoria que se decidirá la semana que viene en el Camp Nou.

La pelea en el Barça

Una derrota que sentó como una piedra en el vestuario. Y allí estuvo Piqué, el capitán en ausencia de Messi y Busquets, quien les cantó las cuarenta a los suyos una vez el partido acabó.

Gerard Piqué | EFE

De cara a la galería el central culé se desmarcó y dejó claro que la Copa no es, en esta temporada donde se han marcado la Champions, una prioridad: “Nos queda la vuelta en el Camp Nou, pero ellos fueron mejores y lo aprovecharon y se llevan una buena ventaja. Si le damos la vuelta bien, si no otro año será. Son demasiados partidos para los jugadores”, apuntó tras el encuentro.

Un discurso que no cuadra con el que dio de puertas hacia dentro. De cara a la galería el catalán defendió a los suyos quitándole importancia a la derrota y al título. Sin embargo, de puertas hacia dentro la bronca fue de las gordas.

El Barça no puede dar una imagen así. Una cosa es perder (y ante el Sevilla era una posibilidad real, y más en su campo) pero no así.

Piqué alza la voz

Y uno de los jugadores que centró la ira del defensa fue Philippe Coutinho. El brasileño saltó al campo junto a Luis Suárez en la segunda parte para ver si así, ya con dos pesos pesados en el campo, los culés podían mejorar el resultado y la imagen.

Philippe Coutinho | EFE

Pero el carioca estuvo muy flojo, desconectado y dando la sensación de que el la cosa no iba con él. Es más, el segundo gol de los andaluces llegó tras una pérdida de Coutinho tras intentar una frivolidad. “Si no lo agarran lo revienta”, cuentan desde dentro. Veremos qué pasa en el partido de vuelta. En él se supone que sí que estarán los capos en el campo. Se supone.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad