Piqué manda callar a Luis Enrique

stop

El central del Barça vuelve a tomar el rol de capitán

Gerard Piqué replica a Luis Enrique en San Mamés | EFE

06 de enero de 2017 (13:02 CET)

Gerard Piqué es el capitán ruidoso del Barça. El que más defiende los intereses del equipo. Se complementa a la perfección con Andrés Iniesta, que hace esas otras labores de vestuario, siempre más silencioso.

El central del Barça ejerce la autoridad mucho más que el resto de compañeros que tiene por delante en el escalafón: Leo Messi –que manda de otra forma–, Sergio Busquets y Javier Mascherano.

Tanto es así que el defensa se ha permitido el lujo de mandar callar, incluso, a Luis Enrique. El entrenador no entra en la guerra con el árbitro. Piqué sí.

El de Sarrirà, que cantó en los dos goles del Athletic, ha tomado el mando para denunciar el atropello arbitral que el Barça sufrió en San Mamés.

La actuación de David Fernández Borbalán generó un tremendo descontento entre el vestuario azulgrana, que se plasmó en alguna frase salida de tono.

Luis Enrique, al margen

Mientras Luis Enrique sigue sin dar un paso al frente y se mantiene firme en su idea de no comentar las actuaciones arbitrales por malas que sean, Piqué lidera las quejas.

Es por ello que el central mandó un mensaje claro al técnico asturiano: "Tranquilo, yo me encargo". Piqué activó su maquinaria mediática y habló claro tras el partido.

"Queremos jugar al fútbol y no a la ruleta, que es lo que provoca el arbitraje. Lo vimos en el Madrid-Sevilla. Espero que suban el nivel", atizó Piqué.

Instantes antes había ofrecido sus argumentos en zona mixta: "El penalti a Neymar y el que me hacen a mí son claros. Ya sabemos cómo funciona esto".

Apoyo de los compañeros

No fue el único en hablar. Ivan Rakitic tampoco se mordió la lengua: "Estoy seguro de que cuando el árbitro vea sus decisiones por televisión entenderá que no fue su mejor noche".

Busquets, tercer capitán del Barça, no habló tras el encuentro pero se encaró con el árbitro al llamarle "cagón" tras ver la amarilla por protestar el derribo de Etxeita a Neymar.

Y no fue el único amonestado por protestado. También Andrés Iniesta y Jordi Alba fueron sancionados. Y Samuel Umtiti, a pesar de ser agredido por Aduriz.