Piqué lo sabe: “Se lo quieren cargar” (y es un peso muy pesado del Barça)

stop

El central catalán suelta una bombazo tras la debacle de los de Ernesto Valverde ante el Levante

14 de mayo de 2018 (09:50 CET)

Tras la dolorosa derrota del FC Barcelona ante en Levante el pasado domingo, en la que los de Ernesto Valverde perdieron la imbatibilidad y dijeron adiós a la posibilidad de ganar una liga sin perder un partido, la bomba ha explotado en el club catalán.

Y Gerard Piqué lo sabe. Y es que con la primera derrota de la temporada en el campeonato doméstico, las voces que hasta ahora se mantenían calladas ya han saltado, y todas apuntan en una única dirección: Luis Suárez.

Luis Suárez está en el punto de mira

El nombre del delantero uruguayo hace tiempo que corre por los despachos del Camp Nou. ¿Para bien? Todo lo contrario. Como bien conoce Piqué, buena parte de la directiva azulgrana estaría dispuesta a vender al jugador este verano.

Luis Suárez planta cara | EFE

Consideran que ya lo ha dado todo en el Barça y que, si llega una oferta en condiciones, no sería una mala idea deshacerse de él. Con 31 años, en enero cumplirá los 32, Suárez ya está en la recta final de su carrera, y lo que necesita el Barça es sangre joven y calidad.

La llegada de Griezmann es un problema

No está sentenciado, ni mucho menos, pero ya no es un intocable. En el club saben que no es fácil encontrar un goleador como Luis, pero la más que probable llegada de Antoine Griezmann podría suponer un problema de los gordos. Es más, la frase “se lo quieren cargar” corre por la capital catalana desde hace semanas.

No es ningún secreto que el delantero del Atlético de Madrid tiene pie y medio en Barcelona. De hecho, uno de los debates actuales en el entorno de club es cómo lo hará Valverde para encajar todas las piezas. Con cinco jugadores para tres posiciones (Leo Messi, Suárez, Griezmann, Philippe Coutinho y Ousmane Dembélé), el lío está asegurado.

Leo Messi se planta

De ahí que la idea de ganar unos cuantos millones y sacar a un jugador de esta difícil ecuación haya ganando fuerza en la zona noble del Camp Nou. Una idea que, por otro lado, aterroriza a Messi. El argentino, avisan los que más le conocen, no quiere ni oír hablar de la marcha de su mejor socio dentro y fuera del campo.

Incluso va más allá. El ‘10’ lleva meses intentando torpedear la llegada de Griezmann viendo que la cabeza de Suárez podría peligrar. Y, visto lo visto, parece que no le faltaba razón.

De momento no hay ninguna oferta en firme por el uruguayo, pero ahora la postura del club, que se negaba a venderlo hace unos meses, ha cambiado. Ojo que este verano puede haber sorpresas. Le guste o no a Messi.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad