Gerard Pique y la filtración más polémica EFE

Piqué desata una guerra en el vestuario del Barça por la independencia de Catalunya: “Yo juego”

stop

Los jugadores viven un conflicto interno en el Camp Nou

01 de octubre de 2017 (15:37 CET)

Lío. Las informaciones que llegan desde el Camp Nou apuntan a una guerra abierta de pensamiento en la caseta azulgrana.

La amenaza de la Real Federación Española de Fútbol y La Liga es firme: si el Barcelona no comparece ante Las Palmas después de que se haya garantizado la seguridad del choque, el club azulgrana perderá los tres puntos.

Las presiones desde el Palau de la Generalitat a través del Secretaria General de l’Esport, unidas al pensamiento de algunos futbolistas del Barça, como Gerard Piqué, que se alinean a favor del plante, han tenido al Barça en vilo desde el inicio de la jornada.

Varios jugadores del Barcelona se niegan a unir política y deporte como pretenden los organismos del país catalán, presiones a las que habrían accedido algunos directivos del FCB que habrían colocado la causa separatista por delante de los intereses del club azulgrana.

Una forma de ver que ha generado un estado de tensión en la caseta que enfrenta a los que quieren jugar y a los más próximos a los postulados de la Generalitat que busca un estado de excepción con la paralización del país, al punto de que jugadores con peso en el equipo se hayan expresado con contundencia: "Yo, juego". 

La disputa del encuentro a puerta cerrada es la marcha atrás/solución de emergencia para salvar los muebles de una gestión que, una vez más, retrata a Josep Maria Bartomeu, mete a la Generalitat en el lío, y deja claro el poder de Piqué en un Barça fragmentado.