Pique calienta el derbi contra el Espanyol por Whatsapp

stop

El central quiere corregir el rumbo del Barça

Pique calienta el derbi contra el Espanyol por Whatsapp | EFE

07 de septiembre de 2017 (09:08 CET)

Acabados los compromisos con las selecciones, los clubs recuperan a sus jugadores internacionales para realizar los primeros entrenamientos tras el cierre del mercado de fichajes.

Con la excepción de la posible salida de Arda Turan, Ernesto Valverde contará por primera vez con la que será su plantilla definitiva hasta enero, y quiere cargar las pilas en menos de dos días para afrontar el que será un partido muy duro.

Aquejados del virus FIFA y en la previa del debut en Champions League, el FC Barcelona tendrá que medirse al RCD Espanyol en un derbi que puede resultar incómodo para los azulgrana.

Los de Quique Sánchez Flores cerraron la temporada pasada con buenas sensaciones y el arranque de esta liga se les ha arrancado. Nada ayudaría más a “los pericos” que arrancar puntos a su rival barcelonés. Un mal resultado ante los de Cornellá provocaría el caos en el Camp Nou.

La conjura del Barça

Por ese motivo, y con intención de apoyar la iniciativa de Leo Messi, Gerard Piqué se ha encargado de motivar al grupo en cuanto se cerró el capítulo de selecciones. Igual que hiciera el argentino, el defensa catalán no para de recordar la importancia del coche a sus compañeros tanto en personas como a través de su grupo de whatsapp.

Ganar el derbi puede ayudar a calmar unas aguas que bajan muy movidas. La situación institucional es una bomba a punto de estallar y Piqué es consciente de que puede tornarse en insostenible si la pelota decide no entrar.

A pesar de su desacuerdo con la actual junta directiva, ni él ni ninguno de los pesos pesados quiere que el equipo se vea afectado por su desempeño. Quieren competir por todos los títulos hasta que les aguante el cuerpo y la mejor forma de aumentar su crédito ante la afición es con una victoria contundente.

Al calor de su público, el Barça espera retomar su buen inicio liguero. Su incómodo vecino tratará de dinamitar su ilusión como ya hiciera Tamudo hace diez años. Piqué no quiere relajaciones frente al rival barcelonés, sabe que les tienen ganas.