Piqué arrastra a Shakira a un nuevo lío en Barcelona ("Esto no acabará bien")   

stop

Las pullas del jugador del Barça le pasan factura

10 de mayo de 2017 (14:16 CET)

Ambiente caldeado. En los últimos tiempos, Gerard Piqué ha protagonizado numerosos capítulos más que sonados. Con sus tuits incendiarios, sus declaraciones polémicas y sus continuas vaciladas fuera del terreno de juego, el líder del FC Barcelona ha revuelto las aguas como nadie.

El central catalán no tiene pelos en la lengua a la hora de opinar, por lo que cada vez que habla sube el pan. Y es que más allá de subir la temperatura con sus palabras ante los micrófonos, Piqué ha encontrado vía libre a través de Twitter.

Juega con fuego

Sin ningún tipo de reparo, Gerard ha criticado situaciones que, a su parecer, han sido injustas. Con el Real Madrid entre ceja y ceja, el azulgrana ha comentado todo lo que le ha parecido. Sin límites.

"Del Madrid no me gustan los valores que transmite", "¿Me estáis discutiendo una remontada de 6-1 con el mérito que tiene y no se habla del gol en fuera de juego de Ramos en la final del año pasado?" o "Íbamos de blanco y eso nos benefició" son solo algunos de los comentarios de Gerard que han calentando el ambiente madridista.

Ante este malestar, el defensa culé no ha salido indemne. A la mínima que ha tenido la oportunidad, la afición merengue ha dado un paso al frente. Y es que el recibimiento que ha tenido Piqué en Mutua Madrid Open no ha sido el deseado.

Muchas críticas

En su visita al torneo de tenis, el barcelonista tuvo que aguantar abucheos, pitios y cánticos de todo tipo. El líder del Barça acudió a presenciar el duelo entre David Ferrer y Mihail Kukushkin pero la velada no fue la esperada.

Cuando los madridistas presentes se dieron cuenta de que Piqué estaba en la Caja Mágica, los pitos no cesaron. Entre punto y punto, parte del público aprovecho para abuchear a Gerard y aclamar "Hala Madrid".

Y es que cuando juegas con fuego te puedes quemar. Mientras que la gran mayoría de barcelonistas pasan desapercibidos fuera del césped en cuanto a críticas se refiere, Gerard ha tensado demasiado la cuerda.

Este juego también está pasando factura a Shakira. La artista internacional levanta pasiones allá donde va, ya que lleva muchos años en la élite.

Sin embargo, tras volcarse plenamente con su pareja y defender las actuaciones polémicas de Piqué, el malestar en el madridismo se hace de notar. "Esto no acabará bien", comentan algunos de los fans de la colombiana en las redes sociales. Tiempo al tiempo.