Leo Messi en el Barça-Slavia de Praga | EFE

¡Pide perdón a Zidane y al Real Madrid! “No soporta a Messi”. Y quiere irse del Barça

stop

Los de Ernesto Valverde empatan a 0 goles contra el Slavia de Praga en el Camp Nou

05 de noviembre de 2019 (20:55 CET)

El FC Barcelona empató ante el Slavia de Praga (0-0) en el partido disputado en el Camp Nou, correspondiente a la cuarta jornada de la fase de grupos de la Champions League.  Los blaugrana mantienen el liderato con 8 puntos, independientemente d elo que hagan Inter de Milán y Borussia Dortmund.

Los de Ernesto Valverde firmaron otro partido gris, para olvidar. Siguiendo la misma línea de lo que se viene viendo desde hace semanas. Incluso meses. En la primera mitad los blaugrana tuvieron una única ocasión clara. Leo Messi la envió al travesaño. Y a punto estuvieron de irse perdiendo al descanso, pero el tanto del Slavia en el tiempo añadido fue en fuera de juego.

Messi, out

Las cosas no cambiaron demasiado en la segunda, en la que los blaugrana siguieron jugando al trote cochinero. Sin alma. Sin ganas. Sin liderazgo. Al final del choque incluso se escucharon pitos.Y el que tendría que ejercer de líder no infunde coraje al resto del equipo. Y no solo eso. Condiciona el juego del conjunto culé. 

Porque parece que haya una regla no escrita de que todos los balones deben ir a Messi. Aunque parársela implique riesgo de perder la posesión, o de dejar escapar una ocasión clara.

Condicionados

Por ejemplo, en la primera mitad Dembélé se iba solo, pero en lugar de correr la banda, buscó desde el inicio al argentino, cuando se veía claro que era imposible hacerle llegar el balón. Y claro, lo perdió. Y así tantas y tantas jugadas partido tras partido. Porque en este Barça, o se la pasas a Messi o no juegas.

Ourmane Dembele Slavia

Del mismo modo que Leo decide a que compañero se la pasa y de cuál no quiere saber nada. Este martes, como en otras ocasiones, tuvo a Antoine Griezmann solo al lado en una jugada de ataque. El francés se quedaba solo ante el portero. Pero Messi hizo como Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como. En cambio, más tarde tuvo una ocasión parecida con Arturo Vidal. Y a este sí se la dejó franca para que marcara a placer. El gol no subió al marcador por fuera de juego, pero quedó con quién cuenta el argentino y con quién no.

Messi decide

Y es que cada vez son más voces las que en el Camp Nou subrayan el poder del argentino para decidir quién se viste de corto y quién se queda en la grada. Qué cracks quiere que estén a su lado, aunque a algunos ya les pesen los años o estén en baja forma. Y también quien debe quedarse en el banquillo. O en la grada. Aunque sean jugadores que tengan mejor tono físico.

Un Messi que también ha influido profundamente en los fichajes y en una planificación de la plantilla que ha dejado mucho que desear. El de Rosario es de los que prefiere que Luis Suárez no tenga competencia en la plantilla y de los que apuesta por la llegada de Neymar para una posición para la que el Barça ya tenía dos jugadores.  Dos futbolistas que saben como las gasta el argentino. Dembélé, que se ha sentido solo hasta la llegada de Griezmann, y el propio Antoine, que padece la marginación en el propio terreno de juego.

Griezmann estalla

Los pesos pesados no le perdonan al francés el desprecio cuando rechazó al conjunto azulgrana el pasado verano con el documental de La Decisión, pues lo sintieron como una infravaloración al vestuario, y el ex colchonero lo está sufriendo en su día a día. Alguien, por cierto, debería recordarles que Gerard Piqué estaba metido en ajo. Pero el central es inmune. Como cuando se va a Nueva York sin permiso de Valverde a promocionar su Copa Davis y aquí no pasa nada.

Pero al margen de la implicación del central catalán en el vídeo, Griezmann empieza a estar hasta la coronilla del trato que recibe en el vestuario culé. Se siente solo y perdido, tal y como se le ve sobre el terreno de juego. Y hace ya unos días que empieza a estar más que arrepentido de haber firmado por el Barça. Lamenta cada vez con más no haberse decantado por el Real Madrid cuando tuvo la oportunidad.

Griezmann se arrepiente de su “no” al Madrid

El pasado curso ya le llegaron cantos de sirena, antes de la salida de Cristiano Ronaldo. Pero el galo rechazó la opción. No quería traicionar a la afición del Atlético de Madrid que tanto le había dado.

Y de nuevo este año, tras el regreso de Zidane al Madrid, volvieron a tantear al delantero francés. Pero para entonces el crack ya tenía un preacuerdo con los blaugrana. Lo que se convirtió en una segunda negativa a los blancos.

Antoine Griezmann Slavia

Griezmann quiere salir

El galo lamenta su decisión. Y desde su entorno se lo han hecho saber a Zinedine Zidane y a Florentino Pérez. “No soporta a Messi”, afirman cercanos al galo. Sin embargo, el técnico siente que el atacante le ha fallado en dos ocasiones. Y no está dispuesto a abrirle las puertas del Madrid. Además, Florentino sabe que, tratándose de los blancos, no perdonarán ni un euro de su cláusula.

Otra cosa son la Premier, la Serie A, o la Ligue 1, donde sabe que el Paris Saint-Germain estaría encantado de incorporarlo al equipo de Thomas Tuchel. Opciones que escuchará si a medio plazo no llega otro entrenador que cambie la dinámica del vestuario.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad