Pep Guardiola dispuesto a perder a un crack| EFE

Pep Guardiola no quiere a un crack del Barça ni regalado

stop

El entrenador del Manchester City aún arrastra el resquemor de su último año en Barcelona

09 de octubre de 2017 (21:06 CET)

Hay heridas que ni siquiera el tiempo cura. Y la marcha que Pep Guardiola protagonizó al decidir salir del FC Barcelona fue de aquellas que dejan poso. Algo difícil de olvidar.

El actual técnico del Manchester City puede perdonar, incluso entender, pero es muy difícil hacer como si nada. Hay cosas que perduran en la retina para siempre.

El entrenador catalán es protagonista en los últimos días por diversos motivos. Por un lado, el buen momento que atraviesa el club inglés. El equipo parece encontrar la estabilidad que echó en falta el curso pasado. Un City goleador que arrolla a sus rivales.

Y eso que no tiene una gran estrella que marque las diferencias por encima del resto. El equipo sky blue es más bien una suma de esfuerzos muy compensados: Kun Agüero, Sterling, Kevin de Bruyne, Gabriel Jesus...

En el Barça, en cambio, sí que tenía un crack que prevalecía por encima del resto. Y nunca tuvo reparos en decirlo abiertamente. Leo Messi marcaba las diferencias como nadie.

Que se quede en el Barça

Sin embargo, el último año con Messi en el Barça fue muy difícil. Las cosas se complicaron y sus egos colisionaron en distintas ocasiones.

Tanto es así que cuando ahora acusan a Pep de quererse llevar a Messi al City –cosa que vuelve a estar en boga porque aún no ha firmado su renovación con el Barça– él no sabe donde meterse.

No es que no le guste Messi, pero lo último que le pasa por la cabeza es llevárselo. Primero, porque se pondría a todos los barcelonistas en contra. Y segundo, porque no lo quiere. Ya tuvo algunos problemas con él y no le gustaría volver a sufrir esos tormentos.