Pep Guardiola esperó a Leo Messi en el túnel de vestuarios después del Barça-City

stop

El técnico catalán no quiso dejar pasar la oportunidad de mandar un recado al argentino

Pep Guardiola queda desarmado en el césped del Camp Nou | EFE

19 de octubre de 2016 (23:30 CET)

Pep Guardiola volvió a salir escaldado del Camp Nou. Parece que no sea bien recibido en su casa, ya que siempre se lleva un saco de goles. Con el Bayern de Múnich en la temporada 2014-15 encajó tres tantos y, pese a ganar en el Allianz Arena, no pudo pasar la eliminatoria de semifinales de la Champions. Esta vez se volverá a Manchester con cuatro chicharros y la clasificación para superar el Grupo C bastante complicada, al haber perdido anteriormente contra el Celtic.

Leo Messi volvió a ser su verdugo. El astro argentino tiene una especial necesidad de reivindicarse contra su ex entrenador. Y también contra el propio Manchester City, donde juega desde hace años –aunque esta vez se quedó sentado en el banquillo– su buen amigo Sergio Agüero.

Pese a todo, Guardiola es un señor. Y a menos que mientan deliberadamente sobre él para poner a algunos culés en su contra –como ocurrió con la polémica que se armó en rueda de prensa a raíz de unas informaciones publicadas por Mundo Deportivo–, se comporta como tal siempre que vuelve a casa. Por este motivo no dudó en buscar a Messi tras el partido.

Reencuentro de viejos amigos

Pep esperó en el túnel de vestuarios para saludar a varios de sus antiguos pupilos en el Barça. Se cruzó con algunos a los que más cariño tiene, como Iniesta, Busquets y Piqué, además de Luis Enrique, al que ya abrazó sobre el césped del Camp Nou. Pero a quién realmente estaba esperando era a Messi. Guardiola quisó felicitarle por su exhibición y le dio una palmada cariñosa.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad