Bartomeu busca alternativas| EFE

“O habrá problemas”. El capo del Barça que pone las pilas a Bartomeu (y no es Messi)

stop

El vestuario salta ante el trato a un futbolista insignia

15 de septiembre de 2017 (20:17 CET)

Josep María Bartomeu no da pie con bola. El presidente azulgrana se ha metido él solo en un campo minado y cada paso que da parece activar una bomba de explosión inmediata.

Tras el lío con la no renovación de Leo Messi, el presidente culé afrontar ahora otro gran bache para afrontar la extensión del contrato de Andrés Iniesta. Al igual que ocurró con el argentino, Bartomeu ha sido desmentido por el jugador.

“No”. Simple y llano, como es él. Así de franco se mostró Iniesta al ser preguntado si había un principio de acuerdo con el Barça para –previsiblemente- terminar su carrera en el Camp Nou.

El ocho está descontento con la oferta que llegó desde el palco barcelonista y no piensa aceptar las condiciones propuestas. Ha mostrado su malestar con el club entre sus compañeros y el vestuario ha vuelto a saltar ante la enésima falta de la directiva.

La palabra de Busi

Sergio Busquets ha ido ganando peso poco a poco dentro de la institución culé. Su ascendencia en el juego se ha traspasado al club y sus palabras sientan cátedra entre la afición. Por esa razón, no ha dudado en trasladar su malestar al presidente Bartomeu ante el desconcierto reinante alrededor de Andrés Iniesta.

El de Badía considera que debe asegurar la permanencia de un jugador que es leyenda viva del equipo y espera que la dirección deportiva zanje el asunto cuanto antes. "O habrá problemas". Los pesos pesados están dispuestos a escenificar un nuevo motín.

Iniesta ha bajado su nivel al plano terrenal y tiene que cuidar mucho sus apariciones para poder rendir en los partidos de máxima exigencia. Por ese motivo, la junta es reacia a firmar una extensión de contrato millonaria para el de Fuentealbilla.

El toque de atención de Busquets, no obstante, parece haber surtido efecto entre los directivos. Saben que es mejor no agitar al vestuario con la moción de censura en el aire. En el acto de inauguración del estadio Johan Cruyff Bartomeu trató de escenificar su cordialidad con Iniesta.