Nuevo incendio con Luis Enrique en el vestuario del Barça

stop

Los indignados con el técnico se multiplican

Los indignados en el vestuario del Barça no dejan de crecer | EFE

13 de enero de 2017 (14:01 CET)

No puede más. Se siente engañado. Estafado. Dejó su club por las promesas que le hizo Luis Enrique pero el asturiano no ha cumplido ninguna. Si la situación sigue igual este será su primer y último año en el Camp Nou.

Algunos de sus compañeros son sabedores de su malestar y temen que pueda terminar en otra guerra de vestuario.

Decepción tras decepción

No esconde su malestar con el entrenador. Considera que lo ha traicionado y la situación no tiene marcha atrás. Solo la salida del técnico en verano apaciguaría las cosas con Paco Alcácer.

El míster le prometió minutos. No iba a ser el recurso de última hora, sino el descanso de los miembros de la MSN. Le aseguró que los tres de arriba entrarían en las rotaciones y que tendría sus oportunidades. Nada de nada.

La última decepción se la llevó en la eliminatoria de la Copa ante el Athletic Club, en la que no ha contado para el cuerpo técnico. Ni con la eliminatoria decidida.

 Tampoco tuvo minutos ante el Villarreal, cuando el Barça necesitaba más efectivos en ataque. La MSN estaba muy espesa pero Luis enrique prefirió tocar el centro del campo. Otra bofetada.

No cuenta para nada

El futbolista no quiere esperar a que se lesione o expulsen a alguno de los de arriba para tener una oportunidad. En el Valencia sería titular indiscutible y si dejó una posición tan privilegiada fue para dar un paso hacia adelante.

Alcácer está cada día más quemado con el técnico y tiene claro que con él en el banquillo no pinta nada en el Barça. Si la situación no cambia drásticamente el delantero dejará de forma parte de la plantilla.