"Nosotros sí sabemos dónde está el problema", la confesión más dura en el vestuario del Barça

stop

Algunos pesos pesados del equipo critican la forma de hacer de Luis Enrique

"Me quieren echar". La confesión de un crack del Baçra a Messi (y el fichaje estrella para sustituirlo)

22 de septiembre de 2016 (21:33 CET)

El FC Barcelona no pudo con el Atlético de Madrid. Tropezó en el Camp Nou cuando el partido estaba encarrilado. Busquets marchó del terreno de juego con fiebre –ya estaba previsto–, Messi se lesionó el adductor –nadie lo esperaba– y se armó la de San Quintín. El Cholo Simeone aprovechó para poner en cancha a la artillería pesada, y la clavó: gol de Correa. Empate. Y nada más.

En el vestuario del Barça han comentado la jugada: "Nosotros sí sabemos donde está el problema". Los pesos pesados del equipo saben que no es dramático dejar escapar dos puntos contra el Atlético, un rival directo. Los que no podían haberse escapado eran los tres del Alavés. También en el Camp Nou. Han analizado la situación y varios jugadores coinciden en lo mismo: Luis Enrique quiere jugar a ser entrenador.

Con el Alavés en la retina

Con equipos como el Barça, en ocasiones es más importante un gestor de egos –Zinedine Zidane es el mejor ejemplo– que un enfermo de la pizarra. Los jugadores necesitan sentirse a gusto, porque son tan buenos que con eso les basta. Cuando el técnico empieza a jugar, a mover piezas y ha formular experimentos llegan los sustos. El Alavés fue el mejor ejemplo. Contra el Leganés salió bien, pero ese 3-4-3 provocó mal de vientre a más de uno.

En el vestuario creen que está bien rotar, pero con cuidado. Sin excesivos cambios en las tres líneas –lo ideal es un cambio por posición–, para mantener la armonía del equipo en el juego. Para estar lo más compactos y engrasados posible. Los nuevos, que hagan lo que saben hacer y practiquen cosas distintas en los entrenamientos. Solo cuando allí lo borden, pueden probarlo en los partidos.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad