“No voy”. Coutinho a Messi (o el galáctico que frena su fichaje por la fuga de Zidane) | EFE

“No voy”. Coutinho a Messi (o el galáctico que frena su fichaje por la fuga de Zidane)

stop

La salida de Zinedine Zidane del Real Madrid provoca que toda la planificación deportiva blanca quede en pausa a la espera de un nuevo técnico

Madrid, 01 de junio de 2018 (21:00 CET)

El trauma por la repentina salida de Zinedine Zidane del Real Madrid no sólo ha afectado a los miembros de la casa blanca. En Europa, la confusión es generalizada y, sobre todo, provoca miedo.

Miedo porque se teme la reacción de Florentino Pérez, que tras años sin gastar en fichajes y sin un Zidane que frene sus impulsos con sus buenas maneras y la defensa de sus jugadores, puede programar una revolución.

Sin su técnico para oponerse, las carreras de Keylor Navas y Karim Benzema apuntan lejos de Madrid. Sin el francés apostando por la continuidad del proyecto llevado a cabo con su plantilla, muchos pueden salir.

Y pese a que, sobre todo, se teme quién pueda llegar en verano, desde Harry Kane hasta Paul Pogba, el sorprendente primer revés de un futbolista apacigua los ánimos de los grandes clubes continentales.

Zidane encuentra al chivato que lo vendió a Florentino Pérez | EFE

“No voy”, ha sentenciado Mohamed Salah. Y Coutinho lo sabe gracias a su buena relación el con jugador egipcio del Liverpool. La confesión del atacante calma los rumores que corrían por la plantilla azulgrana, y tranquiliza a Messi.

Sin Zidane guiando el proyecto, Salah ve con recelo el nuevo rumbo que pueda tomar el Real Madrid, y duda sobre abandonar un proyecto a largo plazo como el montado por Jurgen Klopp.

Sabe que la presión que habrá en el Santiago Bernabéu para igualar la gesta conseguida por Zidane será mucha, y que cualquier jugador nuevo que llegue a partir de ahora será visto con desconfianza.

Haber ganado tres Champions League seguidos queda grabado en el corazón merengue, y las nuevas piezas que lleguen a ocupar ese espacio tendrán un listón muy difícil de igualar. Por eso Salah se echa para atrás, y en el Barça suspiran aliviados.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad