Neymar traiciona a Messi: “¿No lo sabes?”. Y lo cuenta (o lo que el Barça calla)

stop

El padre del astro brasileño pasa a la acción sobre el Real Madrid

Neymar saluda a Messi en la final del Mundial de clubes de 2011

16 de mayo de 2018 (22:37 CET)

“¿No lo sabes?”, se preguntan en el Santiago Bernabéu. La comidilla sobre las presiones de Leo Messi está corriendo como la pólvora en Chamartín. Huele a miedo.

Sería terrible”, respondía Messi en una entrevista al ser preguntado pobre la posibilidad de ver a Neymar en el Real Madrid. Los blancos ya son demasiado fuertes.

El astro argentino demuestra en sus declaraciones un respeto inaudito hacia el Madrid: “Ganan aunque jueguen mal; nosotros no”.

También se queja de que los rivales le juegan diferente al Madrid, como si le tuviesen miedo. Pero, sin duda, el argentino alucina con el gen competitivo que tiene el eterno rival.

Por eso no quiere ver a Neymar ni en pintura en el Bernabéu. Y ya se lo ha dicho por privado, aunque no las tiene todas consigo. Todo encaja. El PSG es un trampolín.

Messi sabe que Neymar se entendería con Cristiano. Que le complicaría mucho la vida al Barça. Que haría del enemigo, un rival mucho más fuerte. Poderoso. Temible.

Neymar se quitó la cresta cuando llegó a Barcelona

Y el padre de Neymar también lo sabe. Los numeritos que están montando en París no se repetirían en Madrid, porque el interés no es el mismo. Cuando llegaron a Barcelona también empezaron teniendo un comportamiento ejemplar. Neymar, incluso, se quitó la cresta.

Dicen que es un mercenario. Tiene fama de mercenario. Y los mercenarios saben comportarse y servir a su amo mientras les paga, aunque finalmente puedan traicionarlo por dinero.

Neymar, con Rosell, Bartomeu y Zubizarreta, durante su presentación como nuevo jugador del Barça en el Camp Nou | EFE

Es por este motivo que al padre de Neymar poco le importan las opiniones y comentarios de los demás. Él siempre quiso a su hijo en el Madrid. Y todo el mundo lo sabe.

La familia del crack brasileño no estaba dispuesta a aguantar por más tiempo la nefasta gestión de Bartomeu y los suyos. Tampoco quería manchar la imagen de su hijo siguiendo la estela de Figo.

Pero sabe que el destino de Neymar debe ser el club más grande del mundo: el Real Madrid. Y ni siquiera las presiones de Messi lo evitarán.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad