Neymar tiene un problema con un jugador del Barça

stop

El delantero brasileño evita a un compañero y el equipo se resiente

Neymar protagoniza un momento del fatídico partido entre el Barça y el Alavés (1-2) | EFE

22 de noviembre de 2016 (10:12 CET)

El Barça todavía espera la mejor versión de Neymar en el curso actual. El brasileño no es el futbolista desequilibrante de la pasada temporada ni ha asumido el liderazgo del equipo en ausencia de Messi.

El delantero brasileño es uno de los jugadores que más sufre con la nueva propuesta de Luis Enrique. Con un Barça más directo y vertical, Neymar tiene menos opciones de combinar y de asociarse con sus compañeros.

Neymar también acusa en estos primeros meses las prolongadas ausencias de Iniesta y Jordi Alba. Con los dos futbolistas internacionales, el brasileño se entendía a la perfección. Los automatismos funcionaban con gran precisión. Ahora no.

Sin un socio estable

Luis Enrique ha introducido muchos cambios en el centro del campo. En la banda izquierda, por ejemplo, la ausencia de Iniesta ha sido suplida por Denis Suárez, Arda Turan, Rafinha y André Gomes. Neymar no ha tenido un socio estable.

El entrenador del Barça, en cambio, ha confiado en Digne como recambio de Alba como lateral izquierdo. El problema es que Neymar no tiene buen feeling con el francés.

Las estadísticas no engañan. El pasado sábado, Digne se desdobló en 10 ocasiones y Neymar sólo le pasó una vez la pelota. En la mayoría de las acciones, el crack brasileño prefería iniciar una diagonal y encarar la portería rival.

Mejor con Alba

Neymar, en la mayoría de los casos, no encontró espacios ante la tupida defensa del Málaga. Renunció a abrir el campo por la banda izquierda y el Barça encalló.

El delantero sudamericano, en cambio, se mostró mucho más solidario con Alba en el campo. Su entendimiento con el internacional español fue mucho más positivo para el Barça.

Los recelos de Neymar con Digne son compartidos con otros futbolistas. Messi, por ejemplo, también se siente más cómodo cuando tiene que trazar una diagonal con Jordi Alba.

El francés, que costó 16 millones, está teniendo algunos problemas para entender las necesidades del equipo y sufre mucho en defensa. Sobre todo, en los grandes partidos.      

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad