Neymar durante la gira que el FC Barcelona ha realizado este julio por Estados Unidos. |EFE

Neymar se quita la careta: la puñalada final a Messi

stop

El brasileño da un paso al frente

31 de julio de 2017 (15:38 CET)

La salida de Neymar del Barça es inminente y el brasileño ya no tiene ningún problema en expresar sus pensamientos sin ningún tipo de filtro. Las últimas semanas han sido tensas para el atacante culé, que ha tenido todos los focos apuntando hacia su posición, pendientes de cada uno de sus movimientos.

La presión sufrida por Neymar se vio en su pelea con Semedo y también  en algunos gestos durante El Clásico. Neymar se ha hecho notar, de ahora en adelante no permitirá que otros acaparen sus portadas.

Cuando Ney aterrizó en Barcelona aceptó un papel de sumisión completa a Messi. Se ha cansado de repetir que el argentino es el mejor del mundo y en París luchará por demostrar que no tiene nada que envidiarle al diez azulgrana.

Además de la prima por fichaje que recibirá su padre, Neymar marcó otras condiciones al conjunto francés para acabar dando el sí a su traspaso.

Su estatus en París

El brasileño ha exigido el diez del PSG. Durante su estancia en el Camp Nou se ha visto obligado a lucir el 11, y su nuevo dorsal supone un mensaje muy claro. En París será el líder que no ha podido ser en Barcelona.

Con su nuevo dorsal llegarán nuevas responsabilidades para Neymar, que tendrá sobre él todo el peso de su nuevo equipo. En consecuencia, el carioca marcó otra clausula a Nassel Al-Khelaifi, siempre con Messi como referencia a batir.

Neymar pretende cobrar más que Messi en París. Los tiempos en que anunciaba que su compañero es el mejor del mundo se han acabado. Neymar está dispuesto a demostrar que el mejor es él. Y el mejor futbolista debe ser también el mejor pagado.

Cuando el Barça culminó su histórica remontada frente al PSG, muchos escogieron a Neymar como el mejor del partido. La foto que pasó a la historia, sin embargo, fue la de Messi. En el Camp Noy hay un líder indiscutible y no hay forma de cambiar esa realidad. Neymar y el PSG están dispuestos a quitar a Messi del trono trabajando juntos.