Mil euros por una entrada en la reventa más internacional del clásico

stop

Los reventas buscaban aficionados extranjeros para ofrecer sus localidades en las inmediaciones del Camp Nou

Imagen aérea del Camp Nou

02 de abril de 2016 (19:20 CET)

El FC Barcelona abrió las puertas del Camp Nou a las 18.30 horas, pero muchos aficionados llenaban los bares próximos al estadio desde primera hora de la tarde. Algunos eran extranjeros que buscaban una entrada para el clásico. Tres horas antes, la reventa hacía su negocio. Los precios habían bajado respecto a los últimos días. Los tradicionales reventas de los últimos años en el Camp Nou fueron sustituidos por profesionales extranjeros, que ofrecían entradas a partir de los 1.000 euros.

Los reventas operaban en la Avenida Arístides Maillol, esquina Travessera de Les Corts. La mayoría se diría a los aficionados en inglés, pero no encontraron muchos aficionados dispuestos a pagar entre cinco y siete veces el precio real de las entradas.

Los aficionados están llegando al Camp Nou con mucha antelación por las medidas de seguridad y la huelga del metro. En el clásico de este sábado habrá muchos turistas, pero posiblemente menos que en otros partidos de esta temporada. En las inmediaciones del Camp Nou había ingleses, holandeses y alemanes, pero también aficionados americanos y árabes.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad