Leo Messi | EFE

Messi va a por Florentino Pérez: se carga a Griezmann por un galáctico bomba contra el Real Madrid

stop

El capitán del Barça y el nombre que pone de los nervios a muchos en el Bernabéu

25 de mayo de 2019 (18:55 CET)

Cuando hace apenas unos días se upo que iba a ser Leo Messi el que iba a hablar junto a Gerard Piqué en la rueda de prensa previa a la final de la Copa del Rey, muchos aficionados culés ya intuyeron que era por un motivo.

Y es que cuesta, y mucho, que el argentino se ponga a tumba abierta delante de los periodistas. Un tipo al que le gusta hablar en el campo pero que, como ya ha demostrado en (pocas) ocasiones, cuando se planta en rueda de prensa siempre deja muchos titulares.

Ayer dejó unos cuentos, entre ellos que confía en Ernesto Valverde. Sin embargo, el que más llamó la atención fue el de Antoine Griezmann. Los rumores sobre una posible llegada del delantero francés del Atlético de Madrid al Camp Nou se han vuelto a disparar tras conocerse que el galo no estará en las filas del conjunto dirigido por Diego Simeone la temporada que viene.

Pero ojo porque viendo la respuesta de Leo, parece que las puertas del feudo culé está más que cerradas. Y es que al ser preguntado por la posibilidad de que Griezmann firme por el conjunto culé Messi fue más que rotundo: “No opino de Griezmann”. Cuatro palabras que no son precisamente gratuitas.

Messi se carga a Griezmann

Y es que en el vestuario, cuentan, no están precisamente por la labor de acoger al galo. Ya el verano pasado había muchas dudas. Messi le hizo saber a la directiva que no veía con buenos ojos la llegada de Antoine ya que el delantero pondría en apuros a Luis Suárez, su mejor amigo dentro y fuera del campo.

Sin embargo, la oportunidad de mercado estaba ahí y el Barça siguió con las negociaciones. Eso sí, el ‘no’ definitivo de Antoine (con Gerard Piqué y su documental como cómplices) parece que ha servido para cerrarle las puertas de manera definitiva.

La afición no está muy por la labor de acofer al galo con ilusión. El vestuario, dominado por Messi, Piqué, Suárez y compañía ya ha dejado claro que no es un jugador precisamente imprescindible y que hay mejores opciones.

Griezmann y Messi | EFE

Valverde, cuentan, sabe que la posible llegada del aún delantero rojiblanco supondría un problema interno, por lo que tampoco es que se esté mojando mucho por el en este aspecto.

Los únicos que sí que ven muy claro el fichaje son Eric Abidal y el resto de la secretaría técnica, que entienden que por 120 millones el Barça puede hacerse con uno de los mejores delanteros del planeta.

Pero claro, ese “no opino de Griezmann” (en otras ocasiones cuando se ha hablado de posibles fichajes Leo siempre ha abierto las puertas y se ha mostrado muchos más empático) es una muestra clara de lo difícil que va a ser ver al galo vestido con la elástico blaugrana este verano.

El galáctico bomba de Leo Messi

Eso sí, por mucho que quiera proteger a su amigo Suárez y que haya dicho ‘no’ a Antoine, Leo sabe muy bien que el Barça necesita refuerzos arriba. Philippe Coutinho no es que haya sido precisamente un jugador top esta temporada y lo más probable es que, si llega una oferta en condiciones (lo de buena parece un milagro) el Barça lo venderá.

Por otro lado, las lesiones y la falta de ritmo unidas a una juventud en ocasiones conflictiva  y a una vida lejos del césped poco tranquila han impedido que Dembélé despegue del todo. Es por eso que el capitán culé ha puesto un galáctico encima de la mesa. Y no precisamente uno cualquiera: Mohamed Salah.

La estrella del Liverpool es un jugador que en privado ha asegurado en más de una ocasión que estaría encantado de compartir vestuario con Messi y compañía. Además, como bien sabe Leo, el egipcio no sería un inconveniente ni para él ni para Suárez.

Leo quiere que el Barça lleve a cabo un fichaje top este verano entre otras cosas para bajarle los humos a un Florentino Pérez que está dispuesto a comerse el mundo. Si bien es cierto que la debacle de Anfield hizo mucho daño, el proyecto del Barça parece ser at mucho más consolidado que el del Real.

Salah lo sabe, y ya le ha hecho saber al club azulgrana que estaría encantado de cambiar de aires. El problema, una vez más, es el Liverpool. Un club en el que más de uno aún se está riendo viendo como el Barça pagó casi 150 millones por Coutinho.

A falta de ver qué sucede en la final de la Champions League, el delantero egipcio es el elegido por Messi para formar tridente junto a Suárez. Eso sí, si el Barça cumple ‘las órdenes’ de su capitán, va a tener que desembolsar bastante más que los 120 millones que supondrían la llegada de Griezmann. En Anfield ya se están frotando las manos. Una vez más.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad