Leo Messi | EFE

Messi tiene esta oferta (“Y duda”). Es en Europa. Y de un “amigo” (y Florentino Pérez lo sabe todo)

stop

El argentino está en un punto de mira muy peligroso

08 de septiembre de 2019 (12:10 CET)

En Barcelona no se habla de otra cosa. La noticia que trascendió esta semana acerca de Leo Messi tiene a los culés muy preocupados. El que el jugador pueda recoger sus bártulos e irse a las primeras de cambio a coste cero ha provocado consternación en la ciudad condal.

Según informó la prensa catalana estos días atrás, el delantero de Rosario goza de una cláusula en su contrato que le permitiría marcharse a final de este curso y de los siguientes con la carta de libertad. Un detalle que ya conocían sus más cercanos del vestuario y que ahora ha salido a la luz.

El secreto a voces que deja a Bartomeu en evidencia

“Ya sabía lo de la cláusula de Leo. Se ha ganado el derecho a decidir cuándo se quiere ir”, comentó Gerard Piqué en un programa deportivo de una radio nacional.

Un asunto al que hizo también referencia el presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu. El dirigente se sometió a una entrevista en Barça TV, donde respondió las cuestiones relacionadas con el caso, y quiso difundir tranquilidad entre la parroquia azulgrana.

Messi es muy culé y seguro que se queda”, afirmó el dirigente. Además, aseguró que mantiene contactos permanentes con Jorge Messi, su padre y representante, con el que ya habrían empezado a hablar sobre su renovación.

El astro argentino termina contrato en 2021 y Bartomeu y compañía ya trabajan en la nueva propuesta del ’10 blaugrana, al margen de que pueda irse o no al final de cada curso.

Los grandes del continente, al acecho de Messi

Pero la noticia no ha pasado desapercibida en Europa, donde algunos de los peces más gordos, los que podrían asumir su ficha, ya se frotan las manos. No son muchos, pero son muy poderosos. Y alguno de ellos, considerado como “amigo” del club culé, puede ofrecerle mucho de lo que no tiene en la capital catalana.

Como ha recogido Diario Gol en más de una ocasión, Pep Guardiola estaría encantado de tenerlo en sus filas. Ambos acabaron extasiados el uno del otro en la etapa en la que el de Santpedor entrenó al conjunto blaugrana. Pero el paso del tiempo ha pasado y el hecho de estar en otro escenario renovaría relaciones. Además, no se puede decir que terminaran mal entre ellos. Fue un agotamiento a nivel deportivo.

Leo Messi y Pepo Guardiola

El Manchester City fija su objetivo en Messi

Así las cosas, los citizens se mantienen atentos a cualquier indicio que señale una posible salida de Leo del Barça.

Un asunto del que Florentino Pérez está al tanto. El mandatario está al loro de todos los fregados y sabe lo que muchos temen en Barcelona. Y conoce, como muchos en la ciudad condal, que Messi “duda” si abrir las puertas a negociar su salida.

A Messi se le agota la paciencia

El argentino está viendo en los últimos años como vuelan los años y con ellos las Champions League y los Balones de Oro. Y los proyectos deportivos que monta Bartomeu no hacen más que decepcionarle año tras año.

Cristiano Ronaldo recoge cu cuarto Balón de Oro en Madrid de la mano de France Football | EFE

Este año, por ejemplo, reclamó a Neymar. Y si no, un crack similar. Pero lo que ha tenido es a Antoine Griezmann, un jugador al que nunca vieron con buenos ojos los pesos pesados. El documental La Decisión fue tomado como una falta de respeto al vestuario y a los cracks.

Las armas de Manchester CIty

Así las cosas, Leo no quiere seguir tirando años en el Barça, que es lo que siente que está haciendo. Y si el City le pone un proyecto ganador sobre la mesa y le ofrece las posibilidades de ganar una Champions que cada vez se desvanecen más en el Camp Nou, el jugador, cuanto menos, se pensaría si cambiar de aires.

Además, en el club británico han demostrado que no andan con chiquitas cuando se trata de reforzar el equipo, lo que le asegura un proyecto de garantías.

El PSG no le pierde la pista

Un Manchester que no estaría solo en la puja. Nasser Al-Khelaïfi también está atento al asunto. Hacerse con Leo sería la mayor puñalada del PSG al club catalán. Y los galos le tienen ganas a Bartomeu. En este caso, sin embargo, no cuentan con el beneplácito de Messi, al que tendrían que poner un sueldo bestial para convencerlo. Y hacerlo significaría abrir una guerra con Kylian Mbappé, que anda esperando una mejora desde hace meses.

Así las cosas, les toca a los responsables del Barça montar un escenario en el que Messi se sienta a gusto y no se le pase por la cabeza ni un instante la idea de marcharse. A no ser que, y todo es posible, en la planta noble de la entidad culé consideren buena opción librarse de su ficha. Y de esta directiva la mayoría espera ya cualquier cosa.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad