Messi terminó muy caliente con Neymar

stop

El delantero argentino del Barça manda un aviso a navegantes

Messi mira a Neymar | EFE

18 de abril de 2016 (12:28 CET)

Leo Messi ni tan siquiera pudo celebrar su gol número 500 en partido oficial. El astro argentino acabó frustrado tras la tercera derrota consecutiva del Barça en la Liga. Cabizbajo y muy tocado, el delantero se retiró del Camp Nou. Todos esperan que rescate su magia en un momento muy delicado para el equipo. Messi, por su parte, busca complicidades y, últimamente, no las encuentra. Al menos, con Neymar.

El Barça y Messi son la viva imagen de la impotencia. En un mes, el delantero y el equipo se han resquebrajado por todos los costados. Al futbolista le falta chispa, pero lo intentó todo contra el Valencia. Empezó en la banda derecha y acabó como enganche. Intentó repartir juego para generar ocasiones de gol. Su actitud solidaria contrastó con el individualismo de Neymar, que fue pitado en el Camp Nou.

La renovación

Messi y Neymar ya no tienen buen feeling. Su relación se ha deteriorado. Entre ellos ya no hay la misma complicidad de hace unos meses. El argentino es el líder y su compañero pide más protagonismo. La renovación de Neymar también está pasando factura al equipo.

Messi y su entorno están muy molestos con las cifras reales que cobra Neymar. Con la prima de fichaje. Con los bonus. Con su nueve demanda salarial. Con sus flirteos con otros clubes. En el campo, además, Messi quiere que su compañero sea más solidario y no haga la guerra por su cuenta.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad