Messi termina picado con un jugador del Barça

stop

Los culés se imponen por la mínima (1-0) al Granada

Leo Messi ante el Granada | EFE

29 de octubre de 2016 (22:52 CET)

Prueba superada. Los palos en las ruedas que se ha encontrado el FC Barcelona en el partido frente al Granada han sido mayores de los que se esperaban. El cuadro andaluz le ha plantado cara al conjunto azulgrana, aunque finalmente los hombres de Luis Enrique Martínez han conseguido llevarse los tres puntos que le mantienen cerca del Real Madrid. Una vez más, los culés han conseguido imponerse y se han llevado la victoria en casa por la mínima, 1-0.

Sin embargo, este nuevo encuentro ganado ha dejado muchas más lecturas. Lucho se ha visto obligado a hacer rotaciones por la plaga de lesiones que persiguen al equipo barcelonista. Una de las bajas más sonadas de este duelo en el Camp Nou ha sido Jordi Alba. El catalán, carrilero izquierdo titular, ha vuelto a caer de la lista de la convocatoria del asturiano, por lo que Lucas Digne ha tenido que suplir su ausencia.

La ausencia que más escuece a Leo Messi

Esta baja ha sido especialmente notada por Leo Messi. El argentino se siente más que cómodo con Alba sobre el terreno de juego. El del Hospitalet y la pulga se entienden y combinan a la perfección, por lo que su baja ha hecho estragos en el papel de Leo. El crack azulgrana no ha visto portería y ha sido Rafinha el encargado de decidir con su tanto en este incómodo partido para el Barça. Y es que aunque no jueguen, a priori, en la misma banda, Alba y Messi forman un gran tándem. El lateral es un futbolista especialmente ofensivo, por lo que su estilo de juego favorece con creces al tridente y, especialmente, a Messi.

Sin embargo, con la llegada de Digne a esta demarcación, el peligro de la pulga se ha visto perjudicado. Lucas aún no está totalmente adaptado al equipo, por lo que los servicios y las subidas de Alba no llegan cuando el francés está sobre el césped. Por ello, según desvelan fuentes internas del vestuario azulgrana, el malestar de Messi se ha hecho sonar. El argentino comprende que el recién llegado necesita más tiempo y más rodaje para asimilar los conceptos y el estilo de juego culé, pero sin embargo, echa en falta a su compañero habitual.

Este sábado se ha visto a un Messi un tanto desubicado y sin la magia personal que le caracteriza. La afición barcelonista ha añorado al Leo que resuelve partidos y tiene fortuna frente a la portería. Y es que como desvela la fuente citada, Alba es un jugador que le facilita las jugadas de ataque. Se entienden a la perfección y le sirve todas las rematadas posibles. Digne aún está verde, por lo que esta noche Leo lo ha notado

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad