Messi reniega de un fichaje (y saca los colores en el Barça con una rajada memorable) 

stop

La derrota ante el Málaga levanta ampollas

Los pesos pesados provocan un movimiento sorpresa de última hora en el Barça | EFE

10 de abril de 2017 (12:00 CET)

Les dejaron escapar. El FC Barcelona está atravesando una temporada más que irregular. El equipo ha demostrado en numerosas ocasiones que es capaz de lo mejor, aunque por el contrario también ha dejado entrever su peor versión.

Con la épica remontada ante el Paris Saint-Germain en el recuerdo, el conjunto de Luis Enrique Martínez goleó el pasado miércoles al Sevilla sin despeinarse (3-0).

Sin embargo, esta superioridad mostrada en el Camp Nou duró pocas horas, con la exigencia de Champions en mente, Lucho dejó escapar ante el Málaga tres puntos de oro que valen una Liga.

Las ampollas de la derrota

Ante el conjunto andaluz, el técnico asturiano hizo gala de las tan sonadas rotaciones y dejó a fichas clave en el banquillo. La jugada no le salió como había planeado, ya que el Barça defendió un partido más que gris. El cuadro malagueño logró imponerse (2-0).

Este resultado negativo fue un golpe más que duro para los azulgranas. Después de que el Real Madrid dejase escapar dos puntos ante el Atlético de Madrid, los culés tenían en sus botas la posibilidad de depender de ellos mismos para ganar la Liga. La dejaron escapar.

Aun así, esta derrota ante el Málaga dejó otro tema en el tintero que acentuó el sufrimiento de los barcelonistas. La perla bien conocida por el Barça, Sandro Ramírez, fue el autor del primer tanto.

El canario les recordó que le dejaron escapar con este primer gol que tanto daño hizo al cuadro catalán. El delantero ex azulgrana logró el pasado fin de semana su noveno tanto en Liga. Los números dejan en evidencia a Paco Alcácer –ha marcado cuatro goles-.

Les sigue pasando factura

No únicamente Sandro ha retratado al Barça, Munir también lo ha hecho. Los culés dejaron escapar a dos de sus perlas –que tenían en la casa- para fichar al valencianista.

Un movimiento que, dentro del vestuario, muchos jugadores no entendieron. Pesos pesados del equipo azulgrana rompieron una lanza a favor de los dos jóvenes, aunque la secretaría técnica tiró hacia adelante la operación.

Ahora, medio año más tarde, los dos canteranos han callado bocas con su papel sobre el terreno de juego. Sandro y Munir suman más goles en la Liga que Arda Turan, André Gomes y Paco Alcácer juntos.

Y es que además, el delantero no ha logrado adaptarse al equipo. Los dos jóvenes ya estaban afianzados en el conjunto, por lo que todo era más sencillo. El valenciano, supuso un alto coste a la vez que un período de adaptación muy duro.

El runrún en el vestuario, especialmente tras la derrota ante el Málaga en La Rosaleda, hace estragos. Los 'capos', con Messi como abanderado, ya alzan la voz. El cuarto hombre sigue dando de qué hablar.