Messi lo sabe todo o “No está para jugar” (y hasta Valverde pasa vergüenza)| EFE

Messi prohíbe hablar: Piqué calla, Coutinho también (o el tema tabú en el Barça)

stop

El asunto prohibido que amenaza a un crack del vestuario culé

26 de agosto de 2018 (15:10 CET)

Al ralentí. Tanto entre la afición como en la directiva, así como también entre los miembros del cuerpo técnico opinan que Luis Suárez ha empezado la temporada oficial en una forma bajísima.

El uruguayo volvió a fallar contra el Valladolid (0-1) ocasiones que en otras temporadas nadie dudaba que acabarían en gol. El sudamericano no estuvo acertado en los mano a mano que tuvo con Jordi Masip y se reforzaron unas alarmas que ya llevan semanas disparadas.

Luis Suarez valladolid masip

Luis Suárez, de menos a mucho más

Sí es cierto que el ‘cazador’ siempre va de menos a mucho más durante cada curso. En su primer año, en la temporada 2014-15, no debutó hasta el partido contra el Real Madrid en octubre, después de tener que cumplir cuatro meses de sanción por morder a Chiellini en el Mundial de Brasil, y vio puerta,  pero no empezó a rendir de verdad hasta noviembre, cuando Sin ir más lejos,  acabó la campaña con 25 tantos.

En la 15-16, a 17 de octubre Suárez solo sumaba tres goles entre Liga y Champions League, pero a partir de entonces cuando empezó a apretar hasta acabar el curso con 59 goles en 53 partidos.

En la 16-17 Luis había marcado 9 goles en noviembre, acabando la temporada con 37, mientras que en la siguiente, la 17-18, solo había marcado en 3 ocasiones en las mismas fechas, acabando el año con 31 tantos en su haber.

Luis Suárez pierde defensores

Pero también lo es que en otras ocasiones se le vio en una mejor forma. Y la preocupación con el uruguayo reina en el club.

Los más pesimistas aseguran que lo mejor de Suárez ya se vio y que lo mejor hubiera sido que saliera este verano. Un pensamiento al que cada vez se suman más ex defensores del goleador. Aseguran algunas voces en el club que su rendimiento no mejorará y que su valor irá a la baja, pudiendo convertirse en un problema crónico del equipo culé

Un asunto del que pocos se atreven a hablar en el vestuario azulgrana. El delantero es uno de los pesos pesados junto a Leo Messi, Gerard Piqué y Phillippe Coutinho, lo que le convierte en un intocable. Una vaca sagrada. Habrá que ver si Luis mejora su físico y recupera el olfato que en los últimos partidos no ha encontrado por ninguna parte.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad