Messi no se lo puede creer | EFE

Messi pide la salida de un jugador del Barça por rajarlo por la espalda

stop

El argentino no perdona

12 de octubre de 2017 (10:46 CET)

Sin palabras. Así se quedó Leo Messi cuando supo de las supuestas declaraciones que recientemente lanzó André Gomes.

"Messi era el jugador que hacia las alineaciones en el Barcelona, y no Valverde", apuntan desde Portugal que dijo el centrocampista culé. Unas palabras que el jugador mismo se apresuró a desmentir antes de que creara un incendio en el vestuario azulgrana.

 “Yo no he dicho nada contra Messi y contra Valverde. Es un invento. Tengo un gran respeto por Valverde y por Leo como para decir algo así”, especificó el portugués, según publicó también la prensa lusa.

Sin credibilidad

Sin embargo, nadie cree en las rectificaciones del ex del Valencia. Y es que fuentes cercanas al vestuario catalán que las rencillas entre André y Messi existen y no son nuevas.

Ya cuando estaba Luis Enrique en el BarçaGomes llegó con el asturiano- el astro argentino presionaba para que el ex valencianista no entrara en el equipo. Para el delantero y otros pesos pesados del conjunto culé, jugar con André “es como jugar con 10”.

La historia se está repitiendo esta temporada con Ernesto Valverde. El Txingurri solo le ha alineado en una ocasión desde el inicio este curso, ante el Real Madrid en la Supercopa de España. El resto de choques los vio desde el banquillo – Éibar Alavés- o entrando en los minutos finales, los de la basura - EspanyolGironaLas PalmasJuventus de Turín y Sporting de Portugal. Y no es casualidad.

La guinda

Su rendimiento ya estaba en entre dicho, pero las recientes declaraciones publicadas no han hecho más que agravar el asunto.

Messi todavía alucina a día de hoy con las palabras del centrocampista y ha sido la gota que ha colmó el vaso.

Ni el de Rosario ni varios pesos pesados le quiere en el once ni en el equipo. Cada vez son más en el grupo los que piden la salida del jugador, que ha pasado de ser uno de los fichajes estrella del 2016 –los blaugrana pagaron 35 millones al Valencia por su traspaso- a un bulto incómodo en el equipo/banquillo.