Bombazo Messi: Florentino ya lo sabe (o “que se prepare el Real Madrid") | EFE

Messi ordena tres fichajes por Griezmann (y uno mete miedo a Florentino Pérez)

stop

El astro argentino del Barça exige a Bartomeu que mueva ficha de inmediato

16 de junio de 2018 (12:22 CET)

Nuevo ridículo en el Camp Nou. Tras el fracaso del año pasado con Verratti y la bochornosa fuga de Neymar al PSG, en Barcelona están de luto. Jornada de reflexión.

Contra pronóstico, Antoine Griezmann se suma a la lista de cracks que han dado calabazas al FC Barcelona. En la junta directiva se muerden las uñas. Es hora de hacer autocrítica.

Las negociaciones para contratar a nuevos cracks no están saliendo como se esperaba. El Barça de Leo Messi cada vez convence menos al mundo del fútbol.

Pero el astro argentino lo tiene claro: no se moverá de su casa y hará todo lo posible por recuperar la versión más competitiva del club catalán. Ahora está centrado en la conquista del Mundial para Argentina pero de cara al próximo curso tiene una obsesión entre ceja y ceja: la Champions.

Después de tres años consecutivos en que el Barça ha caído en cuartos –Atlético, Juventus y Roma– y el Real Madrid se ha llevado la orejona a sus vitrinas ha llegado el momento de dar un golpe sobre la mesa. Que resuene en todo el mundo.

Pasar página con Griezmann

El feo de Griezmann ya está olvidado. Hay que entender que el Atlético le ofrece más dinero –como hizo el PSG a Neymar– y un proyecto deportivo donde ser el máximo protagonista.

Griezmann deja tirado a Messi (y el Barça pone 150 millones al 'plan b') | EFE

Vivir a la sombra de Messi no es fácil y los cracks de primer orden lo saben. Muchos –Eto'o, Ibrahimovic, Villa, Alexis o el propio Neymar– fracasaron en el intento.

Pero muerto el perro, se acabó la rabia. Bartomeu ya conoce la negativa de Griezmann, hecha pública gracias a Gerard Piqué en el polémico documental titulado La Decisión. Ahora toca buscar alternativas sabiendo que hay tiempo de sobras para ello.

Tan solo hay un problema. Tras este nuevo ridículo, en el que se han mojado directivos, futbolistas –entre ellos Luis Suárez y el propio Messi– y hasta el presidente Bartomeu, todo el mundo sabe que el Barça está dispuesto a invertir 100 millones de euros en un crack.

Una vez más, el club catalán va con las cartas descubiertas a pescar al mercado. Y los tiburones que hay al otro lado intentarán sacar tajada como sea. Así es el feroz mercado del fútbol.

dembele y mbappe | EFE

Tras pagar 105 + 40 millones de euros por Ousmane Dembelé hace casi un año y otros 120 + 40 millones por Philippe Coutinho en enero, Bartomeu debe volver a tirar de cartera.

Así se lo exige la estrella. Un Messi que va como loco por firmar el proyecto deportivo más ambicioso posible. Y para ello, hace falta una nueva estrella.

Mohamed Salah, la primera vía

Por lógica, teniendo en cuenta que Griezmann es un delantero, lo normal sería buscar un perfil parecido. Y lo más similar es Kylian Mbappé, pero será imposible moverlo del PSG.

La alternativa lógica –aunque en el Barça cada vez haya menos– pasaría por otro delantero versátil y con gol. Gusta mucho Mohamed Salah, autor de 44 goles esta temporada (Griezmann marcó 29, Neymar 28 y Mbappé tan solo 21).

El problema con Salah es que se ha convertido en el pilar del nuevo Liverpool, club al que el Barça ya birló a Coutinho. Los reds no tienen necesidad de dinero en estos momentos y Jurgen Klopp no querrá dejar escapar a su estrella por menos de lo que costó el brasileño.

Salah se va de la lengua con Coutinho | EFE

Salah, en cambio, no vería con malos ojos su fichaje por el Barça toda vez que se la tiene jurada al Real Madrid de Sergio Ramos desde lo que pasó en la final de Kiev. Desde la capital se comenta que a Florentino Pérez no le haría ni pizca de gracia este fichaje.

El Barça debería invertir los 100 millones que pensaba dirigir a Griezmann y, al menos, otros 50 millones más en Salah. Demasiado dinero.

Visto lo visto, y no dispuestos a firmar un delantero de poca monta, la dirección deportiva –Pep Segura con Abidal y Ramon Planes en la secretaría técnica– valoran reforzar la medular.

La segunda vía: Eriksen o Pjanic

No son pocos quienes piensan que el Barça debe recuperar el dibujo del 4-3-3 que tantos éxitos dio en el pasado y que Ernesto Valverde ha transformado en un 4-2-3-1.

eriksen dinamarca

En ese caso, la prioridad sería un centrocampista de primer nivel. Y hay dos favoritos sobre la mesa de Bartomeu: Christian Eriksen –el caro, autor de 14 goles– y Miralem Pjianic (7).

Son los perfiles distintos, pero que podrían encajar en el Barça de Messi. Busquets gobernaría el mediocentro con Rakitic y ese nuevo centrocampista por delante.

Coutinho, por su parte, pasaría a jugar más adelantado, como un falso extremo izquierdo. No tanto como hacía Neymar sino más bien al estilo de Ronaldinho, siempre con tendencia al medio.

Messi haría lo propio por banda derecha, asociándose con Luis Suárez por el medio. Y Dembelé sería el comodín para transformar el equipo.

El extremo galo daría la alternativa de ocupar la banda derecha para que Messi jugase por el centro dando descanso a un denostado Luis Suárez. Al uruguayo le empiezan a pesar los años. O, por otra parte, Dembelé posibilitaría a Valverde seguir apostando por ese 4-2-3-1.

pjanic juventus

En este último caso, Rakitic o el nuevo medio –Eriksen (Tottenham) o Pjianic (Juventus)– serían los sacrificados para que Messi pudiese estar por detrás de Suárez con Dembelé y Coutinho en las bandas.

Valverde apuesta por Pogba

Aún hay otras alternativas para el Barça del futuro que, si bien en este momento se contemplan como muy secundarias, no deben ser descartadas por Bartomeu y su dirección deportivas.

Uno de los preferidos por Ernesto Valverde es Paul Pogba. El centrocampista galo ya estuvo en la órbita del Barça hace dos años, cuando finalmente el club fichó a André Gomes.

Pogba es más físico que Eriksenn o Pjanic y también tiene gol. Además, su mal año en el Manchester United podría abaratar su precio (aunque puede subir si hace un buen Mundial).

pogba

Pogba es una opción que no se debe descartar porque el precio de Eriksenn está por las nubes –Daniel Levy lo tasó en 225 millones de euros y no costaría menos de 150 millones– y terminaría saliendo más o menos como Pjanic: entre 80 y 100 millones.

Otra vía para el centro del campo es Thiago Alcántara, aunque no sería un perfil de titular indiscutible. Lo bueno es que conoce la casa y se adaptaría más rápidamente al equipo.

Además, el club debe priorizar el refuerzo de dos posiciones: un recambio para Sergio Busquets –podría ser Frenkie de Jong– y un nuevo central: Clement Lenglet o Matthijs de Ligt.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad