Leo Messi  | EFE

Messi o “¿Por qué lo tapas?”. Y es de Dembélé (y apesta en el Barça. Y fuera)

stop

El delantero francés está en el punto de mira en el Camp Nou

23 de octubre de 2018 (17:15 CET)

​Leo Messi fue uno de los protagonistas de la victoria del Barça ante el Sevilla en el Camp Nou. Y no precisamente por una buena noticia para los seguidores del conjunto azulgrana.

El argentino, que marcó un golazo, tuvo un fuerte choque con un rival y, al caer, se lesionó el codo. Una lesión que lo apartará de los terrenos de juegos unas tres semanas. Y claro, al ver a su ídolo en el suelo, el campo enmudeció.

También Ernesto Valverde. El técnico seguía el partido con un ojo mirando si Leo se recuperaba o no. Por si acaso, mandó calentar a Ousmane Dembélé. Y allí llegó el lío. Messi cayó lesionado en el minuto 15 y el francés no entró hasta el minuto 25 y, lo que aún desesperó más a la grada, tuvo que atarse las botas segundo antes de entrar en el campo.

Una actitud que no gustó nada en el vestuario culé. Tanto es así que uno de los pesos pesados, Ivan Rakitic, lo comentó al acabar el encuentro: “De cara al futuro nos hemos de preparar para hacer los cambios más rápidos. Hemos de estar preparados antes y hacer el cambio cuanto antes mejor. Hoy hemos jugado mucho tiempo con un jugador menos”, apuntaba el croata.

Dembélé | EFE

El lío con Dembélé

Un lío que no hace otra cosa que echar más leña al fuego. Y es que el delantero galo está en el punto de mira. Tras un buen inicio de temporada, Dembélé esté volviendo a las andadas. De hecho, los minutos que jugó contra el Sevilla fueron pésimos. Con una actitud muy pasiva, incluso se ganó los pitos de la grada culé.

No es para menos. Ousmane transmite la sensación de que el juego no va con él, que está en el césped pero poco le importa ni el resultado ni el partido. Síntomas de que algo no va bien.

Y en el club lo saben. Es más, ya hay quien pregunta a la directiva: “¿Por qué lo tapas?”. Y lo que tapan es feo. Muy feo. Parece ser que el delantero sigue estando muy distraído lejos del terreno de juego.

Con una vida más que agitada, sin seguir las pautas nutricionales impuestas por el club y todo el día arriba y abajo con sus amigos, el extremo tiene a muchos más que hartos en el vestuario.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

You know What i’m saying 🤙🏾

Una publicación compartida de Ousmane (@o.dembele7) el

Tanto es así que, una vez más, los pesos pesados han pedido/exigido a la junta del Barça que lo venda cuanto antes. No quieren ni verlo. No gusta su carácter, no se entiende con nadie en el campo ni fuera de él, y, para colmo, tiene una actitud que deja mucho que desear.

Y lo peor es que ahora, con Messi lesionado, ya hay quien advierte que es probable que tenga más minutos. Si sigue así, el Camp Nou le pondrá la cruz definitiva. Y, teniendo en cuenta los precedentes, la situación será insalvable. Y a todo esto y hay quien pregunta también qué pasa con Malcom. Otra incógnita.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad