Gerard Piqué | EFE

Messi o “Piqué, chaval, ¿no lo sabes?”: 70 millones (y hay fichaje. Y llega en enero)

stop

La crisis del Barça acaba con un bombazo en el mercado invernal

30 de septiembre de 2018 (11:42 CET)

El Barça atraviesa su peor racha en años. Esta semana ha sido una auténtica pesadilla para el conjunto azulgrana. Dos empates en casa ante Girona y Athletic Club, y una derrota ante el Leganés en Butarque. Unos resultados del todo inesperados que han enfadado, y mucho, a la afición culé.

Y es que lo que más preocupa en el Camp Nou no son los resultados, sino el pésimo juego de los suyos. El Barça no consigue crear ocasiones de gol ni un fútbol atractivo. Y lo peor no está en ataque. El equipo de Ernesto Valverde es un auténtico coladero, y no hay partido que no reciba un gol.

Piqué, en el punto de mira

Uno de los grandes señalados, sin duda, de los problemas defensivos es Gerard Piqué. El central catalán empieza a desesperar. Y no solo a la afición. Messi también dispara con bala: "Veníamos de una temporada en la que era muy difícil meternos goles y ahora, a la mínima, nos meten con facilidad. Trataremos de mejorar. Tenemos que hacernos fuertes defensivamente. No puede ser que recibamos goles todos los partidos”, dijo el ’10’.

Gerard Piqué

Más claro imposible. Y es que Leo transmite el sentir de gran parte del barcelonismo: con esta defensa no se puede luchar por ningún título. Ni la Champions, ni la Liga, ni siquiera la Copa. Gerard Piqué debe ser el líder de la zaga, y las dudas sobre su rendimiento no hacen más que crecer.

Pero donde realmente tienen a Piqué cruzado es en la directiva. Los desencuentros entre la cúpula del club y el zaguero han sido constantes. Preocupa sus constantes salidas de tono. No gusta un pelo que cada dos por tres se ausente en los entrenamientos por sus compromisos extradeportivos. Creen que cada vez piensa más en lo que no tiene que ver con el fútbol. En sus negocios particulares. Y eso no gusta. Porque está afectando directamente a su rendimiento sobre los terrenos de juego.

Messi o “Valverde está muerto”: el castigo (y el por qué) que tapa el Barça | EFE

Skriniar, el deseado

El mal rendimiento de Gerard Piqué en lo que va de temporada hace que el Barça se plantee realizar algún fichaje. Al ‘3’ del conjunto azulgrana ya le llega algún que otro rumor. “Piqué, chaval, ¿no lo sabes?”, se comenta por el Camp Nou. Y lo que debe saber el central es que hay un jugador que está en la agenda de la dirección deportiva: Milan Skriniar.

El central de solo 23 años está siendo una de las grandes sensaciones del fútbol italiano. Su temporada pasada en el Inter de Milán fue espectacular y lo puso en el punto de mira de los grandes clubes de Europa. Entre ellos, el Barça.

Algunas informaciones apuntan a que el club catalán ya se ha reunido incluso con los agentes del futbolista. El eslovaco gusta por su contundencia en el área y su buena salida de balón desde atrás. Piqué ya puede ponerse las pilas, porque la competencia viene fuerte.

Si se confirma el fichaje de Skriniar, y con la apuesta de Clément Lenglet, el central catalán lo tendría más que difícil de cara a la siguiente temporada. Con ellos dos más Umtiti, Piqué podría caer del once más pronto que tarde. Que se prepare.

70 millones por Alaba

Pero Skriniar no es el único crack que está en la agenda culé. Está claro que el Barça necesita fichar a un lateral izquierdo de cara al mercado invernal. Jordi Alba no tiene un recambio natural, y Valverde ha pedido un refuerzo. En este sentido, el conjunto catalán puede estar preparando un auténtico bombazo para enero: David Alaba.

La directiva culé cree que es el momento de dar un golpe sobre la mesa. Si la marcha del equipo sigue yendo como hasta ahora, en el mercado invernal habrá que sacar la chequera para renovar la ilusión, y Alaba sería uno de los objetivos prioritarios.

Lo que más gusta del austriaco es que puede jugar tanto en el lateral izquierdo, como en el central, como incluso en el centro del campo. Un tres por uno que merece la pena una gran inversión.

En el Camp Nou calculan que Alaba saldría del Bayern de Múnich por un precio que rondaría los 70 millones de euros, aunque el conjunto azulgrana esperaría rebajar esa cifra.

El Barça necesita una remodelación completa en defensa. La sangría se debe parar por algún sitio. Y los elegidos están sobre la mesa: Skriniar y David Alaba apuntan al Camp Nou. Y más pronto que tarde.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad