Messi o el 'plan B' a Griezmann que mete miedo a Florentino Pérez (y es una bomba)

stop

El astro argentino mueve ficha ante la incertidumbre generada por el crack del Atlético

03 de junio de 2018 (12:30 CET)

Algo falla. O Antoine Griezmann no juega limpio o estamos ante un nuevo desastre en la gestión deportiva de Josep María Bartomeu y su junta directiva al frente del FC Barcelona.

Hace meses que la contratación de Griezmann por el Barça está prácticamente hecha. Desde el pasado verano, cuando se empezaron a mover los hilos. O desde la reunión que Bartomeu mantuvo en octubre con Maud Griezmann, la hermana y agente del crack.

Sin embargo, y pese a los muchos movimientos realizados, Griezmann sigue jugando al gato y al ratón. El líder de la selección francesa no se moja.

Recientemente, Antoine reconoció a medios de su país que desvelará su futuro antes de comenzar el Mundial. Ya solo quedan 10 días. El mercado de fichajes se abre de manera oficial el 1 de julio, fecha a partir de la cual baja la cláusula de Griezmann de 200 a 100 millones de euros.

Griezmann se aleja del Barça 

Por tanto, el Barça no podrá acometer la operación, en caso de que finalmente El Principito acceda, hasta dentro de un mes. Sin embargo, él prefiere anunciarlo antes para atajar los rumores.

En estos momentos, para Griezmann es prioritario el Mundial, pero no quiere dejar de lado su futuro. El objetivo que se ha marcado es cerrarlo cuanto antes y poder concentrarse al ciento por ciento en la bleu.

Mientras tanto, sus compañeros del Barça en la selección, Samuel Umtiti y Ousmane Dembelé, tratan de convencerlo. Especialmente el primero.

Curiosamente, los tres marcaron en el último amistoso contra Italia, dejando patente ante el mundo el potencial que puede tener el Barça si se cierra la operación.

Dembelé y el problema salarial con Luis Suárez 

Sin embargo, para Dembelé es una situación complicada. Por un lado lo quiere en el Barça, pero por el otro sabe que va a ser muy negativo para él porque le quitará la titularidad.

Eso, en caso de que efectivamente fiche. El problema es que en las últimas horas crecen los rumores de que finalmente Griezmann se quedará en el Atleti.

La oferta salarial que le plantea Enrique Cerezo es de otro planeta y ni siquiera el Barça está dispuesto a poner tanto dinero sobre la mesa. Ello supondría un problema con otros jugadores.

Si el vestuario del Barça se entera de que un recién llegado cobra más que Luis Suárez, Piqué o Busquets, habrá lío. Más del que ya hay actualmente con algunas renovaciones estancadas.

Messi se moja (pero se mueve en la sombra)

Por tanto, Bartomeu está entre la espada y la pared. Y ante sus habituales dudas, Griezmann se aleja irremediablemente hacia dónde están dispuestos a darlo todo por él.

Ni siquiera las buenas palabras que Leo Messi le dedicó recientemente han terminado de convencer a la estrella colchonera. El astro argentino dijo que “Griezmann es uno de los mejores jugadores del mundo” y que “los mejores siempre son bienvenidos en el Barça”.

Pero el astro argentino no pierde el tiempo. Mientras no se cierre del todo el fichaje, debe tener alguna vía alternativa. Y así se lo ha hecho saber a Bartomeu.

Messi considera que en caso de no fichar a Griezmann, el Barça debe ir a por otro crack de primer nivel. Y Dembelé podría entrar como moneda de cambio.

Mbappé y Salah, las alternativas 

Desde que se fue Neymar, hay un enorme vacío en el ataque del Barça. Y alguien debe llegar este verano para suplir la ausencia. En estos momentos, hay dos grandes candidatos sobre la mesa de Messi como alternativa al fichaje de Griezmann.

El 'plan b' es Kylian Mbappé. Las relaciones con el PSG son muy frías, así que sería complicado, pero el Barça propondría un cambio Mbappé-Dembelé puesto que Touchel confía en el extremo galo y pagaría la diferencia. Es la opción más cara.

Otra posibilidad pasaría por sellar un trueque con el Liverpool. Mohamed Salah ha enamorado al mundo entero este año con su fútbol y se ha convertido en enemigo acérrimo del Real Madrid.

El crack egipcio no perdona la fea lesión que le provocó Sergio Ramos y quiere venganza. Y la mejor forma de obtenerla sería vistiendo la camiseta del Barça.

Para cerrar este acuerdo, el club catalán ofrecería a Dembelé al Liverpool, ya que es un jugador que también gusta a Jurgen Klopp. Igualmente, el Barça tendría que abonar algo de dinero.

La tercera vía: un centrocampista 

La tercera vía a Griezmann consiste en no fichar a ningún nuevo delantero, mantener a Dembelé en la plantilla y hacerle competir con Coutinho.

De esta forma, Coutinho haría más de Neymar que de Iniesta y el Barça se centraría en reforzar el centro del campo con un jugador como Eriksen, Pjanic o Pogba.

Esta última es la opción que menos convence a Messi, partidario de tener mucha pólvora arriba –pero con mucho trabajo defensivo por parte de todos–, pero daría equilibrio al equipo.

Messi responde a la Decimotercera del Real Madrid: tres fichajes al Barça | EFE

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad