Luis Suárez y Messi | EFE

Messi no lo quiere. Luis Suárez no lo puede ni ver. Y el Barça lo manda a negociar con Florentino Pérez (y el Real Madrid)

stop

La decisión azulgrana la tomaron en el vestuario

08 de abril de 2019 (19:45 CET)

El presidente del Barça Josep Maria Bartomeu bajó al vestuario para felicitar al equipo tras la victoria ante el Atlético de Madrid que dio virtualmente la liga al conjunto azulgrana. Sin embargo, el máximo mandatario culé tenía también otro cometido en su paso por el vestuario.

Bartomeu separó a los pesos pesados del vestuario para preguntarles por Antoine Griezmann, ya que el presidente azulgrana tenía una reunión con su agente tras el encuentro del Camp Nou.

La opinión de los principales jugadores de la plantilla era importante en esta ocasión para Bartomeu. El fichaje o no de Griezmann iba a marcar los próximos meses en cuanto a planificación y debía saber qué opinaba la plantilla.

Una decisión muy sencilla

El Camp Nou adelantó lo que iba a ser la respuesta de los pesos pesados. Minutos antes sobre el césped la afición culé había dado a Griezmann una sonora pitada por el rechazo que hizo la temporada pasada con documental incluido.

La reunión con los jugadores fue muy corta. Leo Messi y Luis Suárez reflejaron el malestar de la hinchada con el jugador y no creían oportuno que se hiciera el más mínimo esfuerzo por ficharle. Rakitic y Busquets no necesitaron decir mucho más.

La única nota discordante la puso Gerard Piqué, quien recordó que el público olvida rápido y que unas declaraciones de alguno de los presentes en esa reunión a favor de Griezmann podía cambiar todo, pero no insistió demasiado, la decisión estaba tomada.

Antoine Griezmann | EFE

Bartomeu comunicó a los jugadores que el Real Madrid podía ser el destino del francés en caso de que en esa reunión no acabaran apostando por su fichaje, sin embargo, no pareció preocupar demasiado a los jugadores del Barça.

Griezmann ha entrado en la lista de vetados por el vestuario azulgrana y su posible fichaje por el Real Madrid no es motivo de nervios para un conjunto culé que teme más a los colchoneros que a los madridistas a día de hoy.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad