Messi no le coge el teléfono a Neymar

stop

Existe diferencia de opiniones entre las dos estrellas

25 de junio de 2017 (11:24 CET)

El distanciamiento entre Leo Messi y Neymar es evidente. Lo que empezó siendo una relación de extremo colegueo y amistad se ha ido agriando poco a poco.

Las vidas de los cracks son bastante opuestas. Mientras Messi disfruta de las vacaciones tranquilamente con su familia y su amigo Luis Suárez, Neymar goza tanto como puede de fiesta en fiesta con sus amigos brasileños.

El pique entre ambos, sin embargo, no se debe a ningún motivo personal. Es una cuestión de poder. Los dos quieren mandar en el vestuario y Neymar está forzando para conseguir apoyos.

Messi no está nada contento con los movimientos de su compañero. Si el Barça le concede al brasileño sus peticiones creará un enorme malestar en el argentino. No considera que los fichajes que propone Neymar tengan nivel para el Barça.

El relevo impuesto

Neymar fue fichado por el Barça para ser el relevo natural de Messi. Pero el brasileño ve que esta toma de poder no lleva camino de producirse a corto plazo. Neymar quiere ser el referente indiscutible en el club y con Messi al lado no puede conseguirlo.

Messi lo sabe y no se toma nada bien las presiones de Neymar para introducir en el equipo a jugadores de su entorno. Quiere formar su propio clan. Trajo a Douglas y lo intentó con Gabigol y Vinicius. Ahora es el turno de Lucas Lima y Paulinho.

Lucas Lima es un centrocampista de 26 años que milita en el Santos. Ha sido internacional con Brasil pero nunca ha jugado en Europa.

Fue novio de la hermana de Neymar y está representado por el padre del once brasileño. Según la información de Fox, el jugador ya habría firmado para las cuatro próximas temporadas.

El caso de Paulinho es diferente. Es un jugador que ha jugado en la élite. Era pretendido por los grandes de Europa hace dos años, pero escogió dejar los Spurs por un retiro dorado en China.

Asegura tener una oferta del Barça y vendría a ser el relevo de Busquets. Todavía no hay una propuesta en firme. Messi continua atento a las incorporaciones.