Messi mete una bronca terrible al término del Betis-Barça 

stop

Los de Luis Enrique no pasan del empate (1-1) en el Benito Villamarín

Leo Messi se planta tras el Betis-Barça | EFE

29 de enero de 2017 (14:22 CET)

Se les atraviesa el vermut. El FC Barcelona no ha podido pasar del empate en el Benito Villamarín. Un Betis más que terco y persistente ha sacado la versión más gris del conjunto azulgrana, que ha dejado escapar dos puntos en Sevilla.

Sin embargo, el cuadro barcelonista mereció más. Las rotaciones de Luis Enrique Martínez han vuelto a pasar factura al equipo culé. Han hecho estragos. Y es que el técnico asturiano ha intentado remediar la situación haciendo entrar a los titulares en el minuto 60. Tarde.

Ahora bien, el gran protagonismo en este primer encuentro de la segunda vuelta lo ha tenido el árbitro. Una vez más, el colegiado del duelo ha vuelto a encender la mecha. De nuevo, polémica. Y de las grandes.

La imagen habla por sí sola

Hernández Hernández se ha equivocado y no ha dado por bueno un gol más que legal. La imagen no deja duda alguna.

Con el 1-0 en el marcador, el balón ha entrado para los culés. Desde dentro de la portería, Mandi ha rechazado la pelota cuando ya había pasado la línea. Los azulgranas han reclamado al colegiado el gol, pero el árbitro ha decidido hacer oídos sordos.

Finalmente, in extremis, Luis Suárez ha conseguido paliar el desastre. El uruguayo ha marcado el gol del empate. Sin embargo, los ánimos no se han calmado. Los culés se han sentido, una vez más, perjudicados.

Toman la palabra

Ante esta situación, los jugadores azulgranas han decidido callar y marcharse al vestuario. Aun así, las reacciones no han tardado en llegar.

De puertas para fuera, el charrúa se ha mordido la lengua y ha tirado balones fuera. Sin embargo, de puertas para dentro, la historia ha sido otra. Los pesos pesados de la plantilla no han tenido miramientos a la hora de mostrar sus críticas.

No es la primera y se huelen que no será la última. Una vez más, los árbitros han vuelto a perjudicar al Barça. Los 'capos', con Leo Messi al frente y un Gerard Piqué muy molesto, se han plantado. Se sienten traicionados y boicoteados. Ya pasa de castaño oscuro. Por ello, han pedido a los responsables barcelonistas que muevan ficha.

El cuadro de Luis Enrique se ha alejado mucho de su mejor versión. El Betis ha frenado bien la ofensiva azulgrana, por lo que deben hacer autocrítica. Aun así, una cosa no quita la otra. Al César lo que es del César. Hay polémica para rato. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad