Messi mete al Real Madrid (y a Cristiano Ronaldo) en la remontada del Barça

stop

Cada vez quedan menos horas para que la Juventus sufra el pánico escénico que imprime el Camp Nou

Leo Messi, enloquecido, festeja con la grada del Camp Nou | FCB - Santiago Garcés

17 de abril de 2017 (22:17 CET)

El Camp Nou se ha convertido en uno de los estadios más temidos de Europa. El coliseo azulgrana provoca auténtico pánico escénico a los rivales que osan pisarlo.

Desafiar al Barça en su propio feudo durante una de las denominadas noches mágicas es una hazaña poco recomendable. Próxima al suicidio deportivo.

Si Leo Messi está en forma y con ganas, como se presenta a la cita del próximo miércoles contra la Juventus de Turín, puede pasar de todo. Y nada bueno para el adversario.

Que se lo digan al PSG, que sufrió la voracidad azulgrana en forma de seis goles para invalidar el efecto del 4-0 que los galos cosecharon en el Estadio de los Príncipes de París.

La Juventus llega con menos ventaja, aunque todo el mundo advierte que se trata de un equipo más duro, más completo, mucho menos vulnerable que el parisino.

¿Pero quién es realmente temible cuando el mejor equipo del mundo está en frente, con su gente rasgándose las gargantas, acompañado de 100.000 almas ávidas de victoria?

Era casi imposible lograr la gesta contra el PSG. Y vuelve a serlo, todavía más, frente a la Juventus. Porque los milagros ocurren una vez. Si fuesen habituales dejarían de llamarse así.

¿Dos milagros en un mes?

Sin embargo, en el vestuario del Barça están que trinan. No admiten que después de protagonizar la remontada más bestia de la historia de la Champions se vayan de la competición tristemente en los cuartos de final. Deben morir como héroes.

El 3-0 es un resultado que el Barça ha logrado en numerosas ocasiones. Y también el 4-0 o el 5-0. No importa el rival. Los más grandes de Europa han sucumbido ante el poder azulgrana.

Incluido el Real Madrid de Cristiano Ronaldo. Los blancos han encajado un 2-6 en el Bernabéu –año 1 antes de Cristiano–, un 5-0 en el Camp Nou –año 2 después de Cristiano– y un 0-4 nuevamente en Chamartín –año 7 después de Cristiano–, entre otras derrotas sonadas.

Precisamente, el Madrid de Zidane es un gran aliciente para el Barça. Los de azulgrana se ven como los únicos en Europa capaces de parar a la armada blanca.

Si el Barça no remonta a la Juventus, el club de Florentino Pérez se alzará con la duodécima Champions. ¿Quién más puede detener al Madrid?

Objetivo: evitar la duodécima

Y no solo eso, sino que serán el primer club desde la nueva era Champions League –1992/1993– en conquistar dos copas de Europa consecutivas. Ni hablar del peluquín.

Messi, Neymar –gran artífice de la remontada frente al PSG y sancionado para el clásico en el Bernabéu– y Luis Suárez han cargado sus pistolas. La pólvora está a punto.

El astro argentino asume, además, el reto de anotar su gol 500 con la camiseta del Barça. Podría ser la puntilla a una noche histórica. Actualmente suma 498 tantos. 

El miércoles saldrán a matar. Y el partido se puede hacer muy largo para la Juventus. ¿Se atreverán a ir al ataque, o aguardarán con las dagas entre los dientes, arrinconados atrás?    

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad