Messi manda un recadito a Neymar: ¡Ojo al lío!

stop

Los líos del brasileño llegan al vestuario del Barça

El crack que no quiere fichar por el Barça por Messi | EFE

20 de septiembre de 2017 (10:55 CET)

Neymar ha sido noticia esta semana en todos los medios de comunicación internacionales. El brasileño, tal como buscaba al salir del FC Barcelona, es el centro de atención. Pero no lo es por su futbol.

El Paris Saint-Germain se enfrentó al Olympique de Lyon y las imágenes que han dado la vuelta al mundo no son las de un gol marcado a la escuadra del sureste de Francia. La secuencia más repetida y debatida es la de Dani Alves arrebatando un balón a Edinson Cavani para dárselo a Neymar Jr.

El uruguayo es primer tirador y encargado oficial de ejecutar faltas y penaltis en el club parisino. Neymar, no obstante, ha llegado a París con 222 millones de razones bajo el brazo para que Cavani se vea obligado a ceder su sitio.

“El dinero no es la razón para salir del Barça”, aseguró el brasileño. El motivo, claramente, es que en el Camp Nou no se habría atrevido a discutir la jerarquía de un Leo Messi que vive tiempos felices sin él.

Un problema menos                                                                                        

Messi y Neymar tuvieron una relación con altibajos desde el primer momento. El nuevo jugador parisino siempre tuvo una doble cara con el argentino. Pese a su sumisión y las declaraciones públicas de que Messi era el mejor jugador del mundo, sus intentos por derrocarle fueron continuos.

Por ese motivo, al diez azulgrana y al conjunto del vestuario barcelonista no ha sorprendido el comportamiento de Neymar. Era una actitud que se veía venir y que hubiera sido insostenible en Barcelona.

Con el brasileño fuera del equipo, el mensaje de Messi es muy claro. El club no lo echa de menos y sin su influencia, él juega con menos presión. El argentino ha asumido que sin Neymar no puede permitirse bajones en el juego y está tirando del carro de una forma sensacional en el arranque de temporada.

Con los cuatro goles anotados al Eibar, Messi firma nueve goles en liga en cinco partidos. Una cifra que apunta a récord. Va lanzado en la carrera por la Bota de Oro y aspira a recuperar el Balón de Oro. Messi es más feliz sin Neymar.