Messi lo quiere: 80 millones (y es para echar a un crack del Barça)

stop

El argentino urge a la directiva a hacer un esfuerzo por un jugador que daría un claro salto de calidad a la plantilla del Barça

Barcelona, 04 de mayo de 2018 (17:15 CET)

El FC Barcelona ha conseguido cerrar un meritorio doblete, que todavía tiene por delante dos cuentas pendientes. Una es cerrar la temporada invicto dando una machada en el Clásico ante el Real Madrid. La otra es que el propio equipo blanco no alce su tercera Champions League consecutiva en la final ante el Liverpool.

Independientemente de estas dos pequeñas victorias morales al alcance del equipo culé, hay una realidad que jugadores y club ven claramente contrastada. A lo largo del año, el nivel deportivo se ha mantenido gracias a fogonazos de calidad del equipo titular. La segunda unidad barcelonista ha vuelto a ser un páramo seco en el que Ernesto Valverde prefería no adentrarse.

A excepción de un Paulinho que ha cumplido en ocasiones puntuales, los suplentes del Barça no daban la alternativa al once inicial. Uno de los casos más decepcionantes ha sido el de Nelson Semedo, cuyo fichaje pretendía devolver a Sergi Roberto al centro del campo y apuntar un tanto en el casillero de la dirección deportiva azulgrana.

Con la contratación del lateral, relativamente desconocido, se hizo una apuesta que nadie esperaba en el seno del Barça. No ha salido bien, y ahora toca tomar medidas al respecto. Especialmente porque Messi así lo ha reclamado.

nelson semedo fcb

El sustituto ideal

El diez argentino cada vez juega más por libre, pero sigue tendiendo a caer al costado derecho. Allí se asoció durante mucho tiempo con Dani Alves y lo sigue haciendo con Sergi Roberto.

Con Semedo, en cambio, no logra sintonizar porque el luso no se adapta ni ha mostrado capacidad para jugar al nivel exigido por Messi. Por ello, su compañero de equipo lo quiere fuera y ya ha señalado al sustituto ideal. Para el pichichi de la Liga, el Barça debería desembolsar la cantidad que haga falta por atar a Joshua Kimmich, lateral del Bayern Munich. Su tasación en 80 millones de euros parece asumible dado el nivel mostrado por el jugador.

Goleador en ambos partidos de semifinal frente al Real Madrid, y futbolista predilecto de Pep Guardiola. Kimmich se perfila como el nuevo Philip Lahm, una pieza clave en cualquier equipo llamado a marcar el futbol europeo de la próxima década.

Por esa razón, Messi lo quiere en el Camp Nou, y reclama a los altos cargos un esfuerzo económico. Con el dinero invertido en Semedo, André Gomes y Paco Alcácer, podrán cerrar una contratación estrella y devolver a Sergi Roberto a su lugar natural en el campo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad