Leo Messi | EFE

Messi lo manda con Florentino Pérez. Fichaje vetado. Nadie se lo esperaba. Última hora en el Barça

stop

El astro argentino pone patas arriba el Camp Nou

29 de febrero de 2020 (15:55 CET)

Por mucho que en los últimos días las aguas estén más calmadas en el Camp Nou (algo fácil teniendo en cuenta los constantes tsunamis vividos en las últimas semanas), de puertas hacia dentro un problema se está cociendo. Y de los gordos.

Entre otras cosas porque, de nuevo, los protagonistas no son otros que Leo Messi y la junta directiva culé. Un Messi que, por mucho que asegure siempre que puede que su deseo es quedarse en el Barça, ya le ha hecho saber a la directiva que quiere un proyecto deportivo de envergadura para los próximos años.

Sin embargo, las contradicciones del argentino son más que obvias teniendo en cuenta que, por un lado quiere que el equipo de refuerce con jugadores de primer orden mundial, y por otro no quiere que sus mejores amigos y compañeros en el vestuario salgan perjudicados por estos fichajes.

Leo Messi | EFE

Messi veta a Lautaro Martínez

Y el mejor ejemplo de ello es la situación con el delantero centro. Como ya ha ocurrido en otras ocasiones, Messi parece dejar muy claro que no quiere saber nada de un nuevo delantero centro que pueda poner en peligro la continuidad de Luis Suárez en el Barça.

Por mucho que incluso el uruguayo alardee de haber transmitido a la junta la necesidad de fichar a un nuevo 9, cuentan desde dentro que Messi ha dejado claro que Luis es intocable.

Es por eso que, por mucho que en la directiva tengan muy claro que el jugador que debería llegar el próximo verano es Lautaro Martínez, Messi está apostando por vetar a su compatriota y apretar por que no sea otro que Timo Werner el que aterrice en la capital catalana.

Con los números en la mano, la operación del germano parece mejor para los intereses del club. Es más barato (60 millones) y lleva más goles que el del Inter (27 goles por los 16 de Lautaro).

Pero lo que realmente importa a Leo es que, a diferencia de lo que ocurre con el del Inter, Werner no podría problema alguno en ser suplente de forma recurrente hasta que Suárez se marchara. Y ese es el plan ideal para un Messi que considera a su amigo Luis una pieza muy importante del Barça del presente y del futuro.

Un veto a Lautaro que muchos no esperaban. Entre otras cosas porque, cada vez que los dos han hablado ante los medios del otro, se han deshecho en elogios. Pero como bien saben en la junta, una cosa es lo que Messi y el resto de cracks ‘venden’ a los aficionados y otras muy diferente lo que ocurre una vez se apagan los focos.

Neymar sigue siendo la prioridad

Pero ojo porque otro de los motivos por los cuales Leo no quiere ver a Lautaro ni en pintura es porque el capitán culé sigue teniendo a Neymar entre ceja y ceja. Como bien apuntó en una reciente entrevista, parece que el brasileño está como loco por volver a la capital catalana y juntarse de nuevo con Suárez y Leo.

Messi, Suárez, Neymar

Con un Dembélé al que Messi (y buena parte del barcelonismo) ya da por perdido y un Griezmann del que incluso no se descarta una salida si la temporada no acaba bien, Leo quiere que Ney sea la tercera parte del tridente.

Pero la operación económica no será sencilla. De ahí que el ‘10’ apuesta por un Werner que es muchos más barato, no daría problemas de convivencia, no se quejaría por sus hipotéticas suplencias y dejaría brillar a Ney y a Luis sin problemas.

Y Lautaro, que ya sabe cómo está el patio, no ha perdido la ocasión de, cómo no, hacerle saber al Real Madrid, que también está interesado en él, que no tendrían problema alguno en llegar al Bernabéu y demostrarle a Leo y al resto del vestuario que sería un error dejarlo escapar.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad