Messi frenó el fichaje de una estrella para el Barça

stop

El crack argentino se interpuso en una operación clave para reforzar la delantera 

Messi y Neymar, cada vez más distantes | EFE

06 de febrero de 2017 (20:57 CET)

Alejados. La relación entre Leo Messi y Neymar Júnior ya no es la que era. Hubo un tiempo en que parecía que eran amigos. Ahora, si les preguntan, dirán que son compañeros de equipo. También dirán que la relación es buena. Pero lo cierto es que la llama de la pasión entre ambos se apagó hace muchos meses. 

Este verano su distanciamiento alcanzó el clímax. Neymar estuvo a punto de aceptar una oferta para vestir la camiseta del PSG y ser aún más millonario. Sin embargo, aceptó el reto de seguir en el Barça, cosa que honra su espíritu competitivo. 

También aceptaba seguir al lado del mejor del mundo, aunque las cosas ya no sean lo que eran. Y, por último, aceptó la interposición de Messi en un fichaje que le hubiese encantado para reforzar la línea de ataque. Si no viene un argentino, tampoco un brasileño. Y el elegido fue Paco Alcácer

El FC Barcelona lo pretendió. Entabló contactos con el jugador y su entorno. Lo tanteó. Al final el jugador escogió el Manchester City de Pep Guardiola. Messi tuvo que ver en su decisión. 

Gabriel Jesús se escapó 

Ahora, Gabriel Jesús brilla con los citizen. En tres partidos dio dos asistencias de gol y anotó un tanto. Sus actuaciones no dejan indiferente a nadie y hasta el 'Kun' Agüero quedó eclipsado en el equipo de Manchester, siendo relegado al banquillo. 

En el Barça ahora se arrepienten de no haberlo puesto todo para llevarse a la nueva perla brasileña. Neymar recomendó su fichaje encarecidamente, pero no le hicieron el caso suficiente.

Las fuentes consultadas aseguran que la decisión de no fichar por el Barça no fue ni del club ni del jugador. Según apuntan las mismas, el responsable de su no contratación fue Messi. El argentino vetó su llegada al Camp Nou.

El de Rosario lo veía como una amenaza en dos aspectos. Temía que le ocurriera lo que le está pasando a su compatriota, Agüero, en el City. No quería más competencia directa en el ataque. 

Peligro de clanes

Y lo más importante. No quería que en el vestuario se formara un nuevo clan de brasileños en el vestuario. No quiere más amigos de Neymar en la plantilla. La situación podría haber sido complicada: Luis Suárez y Messi por un lado; Neymar y Gabriel Jesús por el otro. 

El 10 azulgrana es el que mueve los hilos en can Barça. El que maneja el cotarro. El albiceleste, aunque no decide directamente, influye hasta en los fichajes del club.