Messi frena el linchamiento a un jugador del Barça tras tumbar al Athletic

stop

El astro argentino se exhibe y defiende a uno de los futbolistas señalados en el vestuario

Las patatas calientes de Leo Messi en el Barça | EFE

11 de enero de 2017 (23:44 CET)

Las tardes de gloria volvieron al Camp Nou. Sin el brillo de los últimos años. A trompicones. Con despistes defensivos. Pero el FC Barcelona batió al Athletic Club (3-1), remontó la derrota de la ida (2-1) y se plantó en los cuartos de final de la Copa del Rey.

Los hombres de Luis Enrique plantaron un partido serio ante una afición entregada. Tras los tropiezos en San Mamés y el Estadio de la Cerámica, era importante dar un golpe sobre la mesa. Más allá del talento, el público reclamaba actitud.

Y la tuvo. El tridente azulgrana conectó mejor que en los últimos partidos. Se sobrepuso a la polémica del arbitraje –pese a un accidentado y caliente inicio de partido que debió ser difícil de soportar para Jesús Gil Manzano– y batió por tres veces a Gorka.

Leo Messi, Luis Suárez y Neymar no marcaban en un mismo encuentro desde el duelo frente al Leganés, el 17 de septiembre. Llegadas las urgencias, los tres cumplieron.

El tridente se reencuentra

Neymar asistió en una brillante jugada para Suárez, que remató de forma acrobática ('36). Messi cedió un penalti al brasileño que él mismo provocó ('48). Y, finalmente, el astro argentino marcó un auténtico golazo de falta ('78). Van tres en tres partidos de 2017.

La maravillosa actuación del rosarino en el segundo tiempo no solo sirvió para mantener las aspiraciones al triplete. También para tapar el linchamiento a un compañero del equipo.

Sergi Roberto volvió a fallar. El centrocampista de Reus hace todo lo que puede para adaptarse a la posición de lateral derecho, pero sufre demasiado en defensa. En el gol del Athletic no pudo hacer nada para marcar a Saborit ('51), que anotó a placer de cabeza.

No tiene las cualidades para ocupar la vacante de un Dani Alves que sigue acumulando reconocimientos. El propio jugador lo sabe, pero se parte la cara por el equipo.

Roberto, superado en defensa

Nadie puede echar en cara a Roberto el gran esfuerzo que hace. Además, ha mejorado a Alves en ataque: combina mejor y sus centros al área son mucho más precisos.

Pero en defensa, no está al nivel Barça. Falló contra el Manchester City –y lo advirtió el propio Pep Guardiola–, contra el Real Madrid, el Atlético, el Athletic en la ida copera y, en general, contra equipos fuertes: cuando las exigencias son más elevadas.

La decisión de Luis Enrique de fichar a André Gomes a pesar del superávit en el centro del campo para sacrificar el fichaje de un lateral de primer nivel sigue trayendo cola.

Afortunadamente para Sergi, Messi acudió al rescate. El nuevo y memorable gol de falta del astro argentino disipó todas las polémicas. Las espadas han sido envainadas. De momento.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad