Leo Messi | EFE

Messi estalla o “¿Te ríes del Barça?”. Piqué, Luis Suárez: hay bronca

stop

El nuevo incendio en el vestuario culé puede no tener vuelta atrás

10 de diciembre de 2018 (10:34 CET)

Se había redimido. Ousmane Dembélé parecía estar recuperando una situación de normalidad en el FC Barcelona. El francés estaba enterrando en el olvido el episodio de hace unas semanas, cuando se ausentó de un entrenamiento y avisó una hora y media tarde. El ex del Borussia Dortmund estaba demostrando un cambio de actitud.

Asimismo, Dembélé había recuperado su mejor versión. Anotó el gol de la tranquilidad contra el Espanyol y estaba recuperando las mejores sensaciones sobre el terreno de juego.

Dembélé recupera la confianza

Todo ello acompañado del apoyo público de sus compañeros, tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación.

Hasta Leo Messi mando un mensaje muy optimista al delantero galo. "Es un chico joven, que tiene que ir progresando. Necesitamos que esté comprometido, integrado, como el resto de jugadores. Este gol le vendrá bien", dijo el de Rosario tras el derbi contra los blanquiazules.

Dembélé vuelve a fallar al equipo

Pero Dembélé volvió a las andadas. Ha trascendido que Ousmane volvió a llegar a tarde a un entrenamiento. Ocurrió este domingo. El extremo llegó con dos horas de retraso. Y en el equipo culé sienten que el jugador les ha vuelto a fallar. “¿Te ríes del Barça?”, espeta al jugador más de un peso pesado.

En su último acto de indisciplina, Ernesto Valverde dejó fuera a Dembélé de una convocatoria a modo de castigo, pero no tardó en perdonarlo y devolverle la titularidad. De hecho, le estaba comiendo la tostada a Phillippe Coutinho.

Ousmane Dembélé | EFE

La relación entre Dembélé y el grupo pende de un hilo

Sin embargo, este nuevo episodio de desobediencia podría volver a poner en jaque la relación entre el Txingurri y Dembélé. Y es que el míster ya le ha defendido en demasiadas ocasiones. Esta nueva falta de respeto podría ser definitiva para terminar con la relación entre el entrenador y el crack.

Después de incluso haber sonado para salir en el mercado invernal, Dembélé estaba recuperando la confianza del vestuario, tanto de sus compañeros como de los técnicos. Cometer otro error de este calibre podría ser fatal para que algunos le pongan la cruz de forma definitiva. No era el mejor momento para fallar al equipo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad