Messi entra en las negociaciones del Barça con Neymar

stop

El astro argentino marca los límites sobre las pretensiones del delantero brasileño

Neymar y Messi hablan en secreto en el Camp Nou durante el Barça-Espanyol (5-0) | EFE

10 de mayo de 2016 (18:09 CET)

Leo Messi es una especie de Dios en el FC Barcelona. La estrella del equipo y el hombre al que se tiene en cuenta para casi todas las decisiones, siempre con el objetivo final de que siga contento. Porque un Messi contento, es sinónimo de éxito deportivo. Es por este motivo que la dirección deportiva del club tendrá muy en cuenta al astro argentino a la hora de hilvanar la renovación de Neymar Júnior, el futbolista llamado a ser su sucesor en el trono del mejor del mundo.

Las negociaciones para renovar a Neymar están abiertas desde hace meses y, poco a poco, van tomando forma. Pero el club va con pies de plomo, no sea que el genio de Rosario o su padre, Jorge Horacio, se vayan a molestar. En este sentido no queda duda de que el salario del brasileño irá notablemente por debajo del de Messi, aunque aspira a cobrar entre 25 y 30 millones brutos.

Otro aspecto a negociar es la cláusula de rescisión. Este es un concepto que interesa inflar a los clubes, más que a los jugadores. Cuanto más alta, más dificultades tendrán los clubes rivales en llevarse al jugador sin negociar. El Madrid pone cláusulas prohibitivas en torno a los 1.000 millones de euros con jugadores como Cristiano Ronaldo. El tope del Barça no es tan elevado.

220 millones

Messi tiene una cláusula de rescisión de 250 millones de euros. Es la más alta en la historia del club, que aprendió a raíz de la operación Figo. Neymar estará por debajo, a menos que posteriormente se eleve a más la cláusula de Messi. Por el momento, todo apunta a que para no molestar al argentino, la cláusula de Neymar será de unos 220 millones de euros.

La nueva empleada del club, Sabine Paquer, en su cargo de compliance officer, será la encargada de supervisar que la renovación de Neymar no tenga recovecos extraños que puedan ser malinterpretados por la Agencia Tributaria española ni se salten la legislación.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad