Messi dispara contra Florentino Pérez: tres llamadas para liquidar a Zidane (y al Real Madrid)

stop

El argentino toma la palabra

Los culés quieren impedir como sea que Cristiano se lleve como sea el Balón de Oro | EFE

07 de abril de 2017 (12:33 CET)

Los teléfonos empiezan a sacar humo en los despachos de los grandes clubes de Europa. Con casi un tercio de abril cumplido, los responsables peinan el mercado y tantean a sus pretendidos para la temporada que viene.

El FC Barcelona no es menos. El equipo está inmerso en la lucha final por los tres títulos de la temporada, pero en las oficinas planifican el futuro proyecto.

Además, los culés tienen doble trabajo. Además de decidir las incorporaciones, deben tener en cuenta los deseos del próximo entrenador y que los fichajes se adecúen a la filosofía del nuevo míster. No es fácil.

La defensa en el punto de mira

El lateral izquierdo es una de las zonas que más induce a dudas. La calidad de Jordi Alba es indiscutible, pero las lesiones le perjudican demasiado. No le permiten tener la continuidad que desearía. Y su suplente, Lucas Digne, tampoco ha convencido a casi nadie.

Aquí es donde los responsables están invirtiendo más esfuerzos. Escasean en el mercado los laterales izquierdos de calidad que no se conviertan en un problema económico.

El elegido

 

En este caso, Leo Messi pone un nombre sobre la mesa. El argentino es el jugador del que más en cuenta tienen la opinión entre los mandatarios. El argentino quiere seguir ganando en los próximos años y del proyecto a corto/medio plazo del equipo dependerá su renovación.

Theo Hernández es el hombre que gusta al de Rosario. Leo ha dado el beneplácito a que el Barça mueva ficha en el asunto.

El defensa del Atlético de Madrid cedido al Alavés no quiere volver al Vicente Calderón y desde el Real Madrid ya han mostrado su interés en el jugador galo. Y aquí es donde le toca intervenir al Barça.

Tres llamadas

Desde el entorno del astro albiceleste han hecho saber a los directivos blaugrana del peligro que supone que el termine vistiendo la camiseta del Real Madrid.

No es la única llamada que se ha producido en los últimos días. El zaguero francés también ha recibido el posible interés de los culés. Desde el Camp Nou intentan convencerlo para que finalmente rechace a los blancos y ponga rumbo a la ciudad condal.

Al Vicente Calderón también han llegado voces. Robert Fernández y compañía presionan para que el Atlético facilite la operación al conjunto catalán. No habría mejor golpe a Florentino Pérez, a Zinedine Zidane y al Real Madrid. El balón está en el tejado colchonero.

Además, su fichaje saldría realmente bien para las arcas barcelonistas. La cláusula de rescisión es de 24 millones de euros. Solo dos más de los 22 que costó Vidal.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad