Messi, Neymar, Piqué y Arda Turan posan con la primera camiseta del Barça patrocinada por Rakuten | EFE

Messi desmonta a Neymar con una verdad que destroza al Barça

stop

El vestuario empieza a estar harto de los shows del crack brasileño

26 de julio de 2017 (18:23 CET)

Va a subir la marea en el Barça. Todo el revuelo que ha ocasionado el caso Neymar no anticipa ningún final feliz. Los enfados van que vuelan.

En el vestuario reina la indignación. Pesos pesados de la plantilla no comparten el trato de favor que recibe el ex jugador del Santos. Parece tener privilegios.

La movilización institucional que se ha llevado a cabo con Neymar, con toda la cúpula directiva detrás de su padre cual perritos falderos, sorprende al núcleo duro. Capitán incluido.

El propio Andrés Iniesta, así como Messi y Busquets, alucinan con los shows que monta Neymar. Son partidarios de que se quede, pero creen que podría ahorrarse los numeritos.

De hecho, hay voces críticas en el seno del vestuario: “Que se quede o que se vaya, pero que lo decida ya porque la temporada empieza dentro de dos semanas”.

Especialmente crítico es el entorno de Messi. Los allegados al astro argentino ven todo como una estrategia para que se conceda un fichaje del gusto de Neymar.

Están molestos. Si montar el número garantiza que, finalmente, llegue al Barça un jugador deseado por Neymar quiere decir que las cosas en el club están peor de lo que parecen.

Pedidos: Paulinho y Coutinho

De hecho, en los últimos días no hacen más que sonar los nombres de Coutinho y Paulinho. Dos jugadores que gustan al crack brasileño y con los que tiene una magnífica relación.

Neymar quiere tener a gente de su cuerda en el vestuario. Sin sus amigos Dani Alves, Adriano y Douglas se sintió más solo la campaña pasada.

Rafinha es ahora su gran amigo en el Barça y ni siquiera la continuidad del hijo de Mazinho está garantizada. Será difícil que tenga minutos y podría hacer las maletas.

Cada vez son más los que piensan que Neymar no pensó en marchar del Barça, pero cada verano utiliza el interés del PSG para sacar tajada en Barcelona. El año pasado, dinero. Este, un fichaje.