Messi descuelga el teléfono para liquidar a un jugador del Barça ("Es una vergüenza")

stop

El asgentino marca el perfil

Messi marca las bases para la próxima temporada | EFE

03 de abril de 2017 (13:52 CET)

Engañoso. El resultado cosechado por el FC Barcelona en Granada (1-4) induice a la confusión. Sobre el papel fue un partido fácil. Una goleada más ante un equipo que coquetea peligrosamente con el descenso. Nada más lejos de la realidad.

Fueron tres de los puntos más trabajados esta temporada. Los andaluces plantearon muy bien el partido desde el inicio y obligaron a los blaugrana a emplearse a fondo para crear ocasiones.

A los hombres de Luis Enrique les costó encontrar el camino, pero el gol de Luis Suárez al final de la primera parte les mostró el rumbo. Aunque no a todos.

Señalado

Jeremy Mathieu se pasó el partido perdido y a punto estuvo de costarle un disgusto a los culés. Jeremie Boga, el jugador al que marcaba el francés, entró en el área completamente solo en el tanto local, dejando en evidencia las carencias del ex valencianista.

Las siguientes acciones peligrosas también llegaron pos su zona. Javier Macherano tuvo que ponerse el mono de trabajo para evitar el drama que estaba provocando su compañero.

Sancionado, Leo Messi vio el partido desde la pequeña pantalla, y confirmó lo que desde hace días corre como la pólvora en el vestuario catalán.

El argentino lidera la opinión del grupo de que Mathieu no debe continuar la próxima temporada en el Camp Nou. No puede ser titular en partidos como el de ayer, en el que los blaugrana se jugaban el seguir vivos en la Liga. Es un riesgo demasiado grande. Jeremy es válido para dar descanso a los titulares en goleadas o partidos poco importantes, pero nada más. Lo mejor del galo ya se vio.

La paciencia de los aficionados también se agotó. "Es una vergüenza", repetían los mensajes que inundaron las redes sociales después del gol del Granada.

No fue el único señalado en el partido en Los Cármenes. La alineación de André Gomes en la posición de extremo no fue compartida por los pesos pesados en el vestuario. Consideran que hasta la lesión de Rafinha, que obligó al portugués a retrasar su posición, fue como si los de Lucho jugaran con un hombre menos.

El proyecto que viene

El núcleo duro del vestuario se planta. Los cracks piden jugadores de garantías para la temporada que viene. No quieren seguir asumiendo riesgos ni teniendo sustos que puedan dejarles en la cuenta a las primeras de cambio en cualquier competición.

Exigen jugadores que se partan la cara por el escudo en el campo y que no generen un mar de dudas cada vez que sus nombres aparecen en el once titular. Mathieu y Gomes no están en esa lista.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad