Messi o la bomba en el Barça: “Viene. Y se va” (o Florentino no se lo cree) | EFE

Messi desatado en el Barça: cinco fichajes, un galáctico y limpieza (o la lía)

stop

El crack argentino mueve ficha en la planificación deportiva del equipo blaugrana

02 de julio de 2018 (18:50 CET)

​Leo Messi lo tiene muy claro: lo que le queda de carrera en el futbol de primer nivel lo va a pasar en el Barça. Tras el desastre de Argentina en el Mundial de Rusia, todo apunta a que el delantero abandonará de una forma definitiva la selección albiceleste.

Son muchos los que advierten que Leo no estará en el próximo Mundial. Una opción que el propio jugador parece tener ya más que clara. De ahí que ahora quiera acumular el mayor número de títulos y trofeos con su club.

Leo Messi argentina francia

El Barça es la prioridad absoluta

Entre otras cosas porque sabe que Cristiano Ronaldo está cerca de conseguir su sexto Balón de Oro (a no ser que Brasil gane en Rusia con Neymar como estrella), y no quiere ver como el luso le pasa por delante.

Todo lo que le queda lo va a centra en el Barça. Pero para ello, necesita que el equipo y el club estén a la altura. Necesita tener una plantilla de primer nivel para seguir siendo el número uno. Y eso pasa por una serie de refuerzos que Messi ha marcado como exigencias a la directiva azulgrana.

Un lateral derecho puro

La primera de ellas pasa por el lateral derecho. Messi tiene en muy buena consideración a Sergi Roberto, pero no quiere verlo más de lateral. El argentino considera que la época de Roberto como defensa (un parche) ya debe acabarse.

Coutinho sabe lo que gana Sergi Roberto (y los celos de un crack del Barça) | EFE

Sergi debe jugar en el centro del campo, su posición natural. No lo ha hecho mal como lateral, pero ante rivales duros se le notan las carencias. Desaprovechar al de Reus poniéndolo como lateral es un fallo de planificación que no se debe volver a repetir.

Una opinión que coincide con la de la secretaría técnica, en especial la de Eric Abidal. De hecho, cuentan desde dentro que se está peinando el mercado para encontrar a un defensa que dispute la titularidad con Nelson Semedo, un jugador que tiene la confianza del club pero que no ha acabado de explotar.

Un tercer central de garantías

Por otro lado, Leo también está exigiendo la llegada de un central que cumpla desde el primer día. El eje de la zaga ha sido un problema esta pasada temporada. Las dolencias en la rodilla de Gerard Piqué han provocado más de un disgusto.

Con el catalán renovado y asegurada también la continuidad de Samuel Umtiti, son los otros dos centrales nombres los que le fallan a Leo. El experimento de Yerry Mina no ha salido bien y el argentino no quiere verlo.

Yerry Mina

Por su parte Thomas Vermaelen sigue siendo demasiado frágil para ser considerada una opción seria. Tuvo sus partidos durante el año, cuando Samuel se lesionó, pero de nuevo una lesión lo dejó fuera.

De ahí que Leo esté exigiendo que este verano deba llegar un central que pueda competir con los dos titulares y cumplir cuando uno de estos dos no esté. Si bien la opción David Alaba era la que más le encajaba al de Rosario, el más que probable fichaje de Clément Lenglet cumple con lo que el argentino está pidiendo.

Dos cracks en el centro del campo

Pero sin duda alguna es el centro del campo lo que más preocupa a Messi. La salida de Andrés Iniesta debe ser cubierta con un crack de primer nivel, ya sea Pjanic, Eriksen o alguno de los nombres que se barajan en la secretaría técnica. Incluso Verratti, que se está ofreciendo, sería también una buena opción. Quiere salir del PSG y cree que podría recuperar su mejor versión en el Camp Nou.

El buen juego del Barça pasa por tener una sala de máquinas bien engrasada. Si bien es cierto que lo más probable es que este mismo verano llegue Arthur, para Leo no es suficiente.

Christian Eriksen y la oferta de Florentino Pérez | EFE

Un galáctico en la delantera

En cuanto a la delantera, el ‘10’ quiere a un galáctico: Kylian Mbappé. Tras el ya histórico ‘no’ de Antoine Griezmann, Leo es consciente que el ataque culé necesita un nuevo miembro.

Después del desastre que ha supuesto el fichaje de Ousmane Dembélé, con el que Messi no ha tenido precisamente muy buen feeling, ahora Leo apuesta por el delantero francés que va para auténtica estrella. Con Mbappé, Suárez, Coutinho y él, Ernesto Valverde tendrá armas de sobra para ganar a quien se ponga por delante.

La limpieza de Leo Messi

En cuanto a la limpieza, son muchos los jugadores que el rosarino quiere perder de vista. Algunos, como André Gomes, Aleix Vidal o Paco Alcácer, por una cuestión de rendimiento. Han tenido oportunidades de sobra para demostrar que podrían ser importantes y las han desaprovechado. Adiós y gracias.

En cuanto a los cedidos que regresarán, como Marlon, Rafinha, Samper, Munir o Douglas, el astro considera que es el momento de perderlos de vista de forma definitiva. O se vuelven a ir cedidos dos o más temporadas o se marchan en forma de venta. Y respecto a los que tiene dudas, como Digne y Cillessen, Messi es de la opinión que, a falta de algo mejor, lo preferible sería que siguieran.

Eso sí, jugadores claves que están recibiendo ofertas como Jordi Alba o Ivan Rakitic, deben seguir sí o sí. Messi ha tomado la decisión de una vez por todas de centrarse en el Barça y en ganar títulos. Pero para eso necesita a los mejores. Cueste lo que cueste.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad