Leo Messi | EFE

Messi cambia a Neymar por un galáctico bomba para liquidar a Florentino Pérez

stop

El capitán del Barça mueve ficha

19 de julio de 2019 (11:55 CET)

​Leo Messi no quiere perder el tiempo. Es muy consciente que este verano es uno de los más importantes en los últimos tiempos en el Camp Nou y que los movimientos de entradas y salidas en el club van a ser importantes.

De momento ya han sido tras las llegadas al feudo blaugrana: Frenkie de Jong, Neto y Antoine Griezmann. Pero ojo porque no serán las últimas. De hecho, si fuera por Messi, no sería otro que Neymar el que completaría la delantera azulgrana.

Pero el argentino, que está al corriente de todo lo que está sucediendo en los despachos del Camp Nou, sabe que la vuelta del carioca es una operación más que imposible. Tanto por un tema de dinero como por un tema de relaciones entre directivas, que el PSG acabe llegando a un acuerdo con el Barça parece algo casi imposible.

Neymar Jr | EFE

Messi cambia a Neymar por Alaba

Es por eso que, si bien es cierto que el capitán va a seguir presionando hasta el último día para que Neymar vuelva, el de Rosario también está instando a la directiva a que muevan ficha en cuanto a los refuerzos en defensa.

Y es que hay una posición que necesito un refuerzo cuanto antes: el lateral izquierdo. Tras la venta de Cucurella al Getafe de hace apenas unos días, Jordi Alba es el único lateral izquierdo puro que tiene Ernesto Valverde en su plantilla.

Algo que ya ocurrió la temporada pasada y que fue problemático. Entre otras cosas porque fueron jugadores no acostumbrados a esa posición los que tuvieron que cubrir la baja del de L’Hospitalet como Sergio Roberto, Vermaelen o Semedo.

Jordi Alba | EFE

El Barça necesita otro lateral, de ahí que esté estudiando dos opciones. La primera es la de Junior Firpo. El joven defensa del Betis (que también estuvo en la agenda del Madrid) gusta por su velocidad, su físico y, sobre todo por su potencial rendimiento en el futuro.

El problema es que el Betis está cifrando su salida en más de 25 millones de euros, una cifra que en la directiva culé consideran más que exagerada y más tratándose de un jugador que llegaría para ser suplente habitual.

Es por eso que Leo Messi ha puesto un nombre encima de la mesa: David Alaba. El defensa austríaco lleva meses en la agenda culé y, cuando parecía que la opción estaba descartada, ahora se ha reactivado.

David Alaba, un tres por uno para Messi

Por varios motivos. El primero de ellos es porque el jugador quiere salir del Bayern de Múnich. Los germanos se han hecho con Lucas Hernández pagando 80 millones de euros, y todo apunta a que será titular por delante de Alaba.

El Segundo es porque David es consciente que el Bayern está llevando a cabo un proceso de cambio de ciclo en su plantilla y se está deshaciendo de jugadores veteranos como Hummels, Ribery y Robben.

Alaba, que tiene 27 años, llegó al Múnich en 2009 y considera que es el momento de cambiar de aires. El Barça lo sabe y, teniendo en cuenta que David acaba contrato en 2020 y ha dejado claro que no tiene intención alguna de renovar, tiene en mente ir a por él este verano.

En Múnich son conscientes de que, si quieren sacar algo por él, deberán venderlo ahora. Sino, el próximo verano le quedará un único año de contrato con lo que su valor de mercado caerá en picado. Hace ya unas semanas el propio defensa aseguró que no vería con malos ojos un cambio de aires.

De ahí que el Barça esté atento. Y es que, al margen de ser un jugador experimentado que no haría otra cosa que elevar la competitividad en el lateral izquierdo (ahora Jordi Alba sabe que tiene el puesto asegurado y eso siempre es un peligro), el de Viena es un multiusos.

Como ha demostrado a lo largo de su carrera, Alaba puede jugar tanto de lateral como de defensa central e incluso de pivote. Y claro, ahora que la opción Matthijs de Ligt está descartada, a Valverde le iría de maravilla tener un jugador que pueda cubrir las dos posiciones de la defensa en la banda izquierda e incluso poder contar con él los días en los que Sergio Busquets no pueda jugar.

De momento desde Múnich han hecho lo que suelen hacer todos los clubs grandes siempre que el Barça pregunta por alguien: el jugador no está en venta. Por ahora las puertas (al menos de cara a la galería) están más que cerradas para la salida de Alaba.

Pero en el Camp Nou saben que el verano es largo y que en Múnich estarán dispuestos a sentarse a negociar si el jugador mueve ficha (que lo hará si el Barça también lo hace) y la oferta es buena.

Pagar entre 35 y 30 millones por Junior Firpo o poner un poco más de dinero encima de la mesa por un crack consagrado, que cubra más posiciones y que cuentan con el ‘ok’ del vestuario es ahora la duda en el Barça. Muchos lo tiene claro, entre ellos Messi: Alaba es la elección más acertada.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad