Messi calienta el Clásico con una rajadita de Cristiano Ronaldo (y la nueva guerra de Sergio Ramos con Piqué)

stop

Las pullas en la previa del Madrid-Barça

Motín en el vestuario del Barça contra Messi: "Yo no me voy"

23 de abril de 2017 (12:00 CET)

La hora de la verdad. La cuenta atrás está a punto de llegar a su fin. Tras una larga temporada liguera, el Real Madrid y el FC Barcelona tienen esta noche de domingo una cita clave: el Clásico.

La batalla de titanes entre los dos peces gordos de nuestro país llega en un momento más que caldeado. Y es que el resultado de este encuentro marcará, en gran parte, el desenlace de la competición liguera.

Mientras que el cuadro de Zinedine Zidane tiene todo de cara para ganarle la partida al gran rival y dar un golpe clave en la tabla, el Barça necesita ganar como agua de mayo. Si los blancos se imponen este domingo, conseguirán ganar una distancia de seis puntos  con un partido menos disputado.

Por ello, los ánimos en la casa azulgrana van en una dirección: deben dejar atrás el mal trago de la eliminación de Champions y reconducir la situación en el Santiago Bernabéu.

Rivalidad en estado puro

Como era de esperar, los motores ya se calientan. Y es que más allá de prepararse sobre el verde, las pullas también adquieren protagonismo entre bambalinas. Los pesos pesados culés son conscientes de que el Madrid está en estado de gracia.

Aunque en toda la temporada no hayan brillado como desean, la realidad es que son más que efectivos. Siempre un peligro.

Sin embargo, según fuentes allegadas al vestuario barcelonista, el runrún que se cuece va en una misma dirección. A diferencia de los últimos años, el gran peligro no es únicamente Cristiano Ronaldo.

El equipo ha sabido tirar hacia adelante con una versión muy tímida de CR7. Por ello, los 'capos' culés, con un Leo Messi como abanderado, son conscientes de que deben repartir los esfuerzos, ya que este Madrid no es solo el del luso. Hay jugadores más peligrosos.

El mítico recadito

Por su parte, otro mensaje se cuece entre dos de los líderes de los grandes equipos. Al parecer, Gerard Piqué y Sergio Ramos ya han intercambiado sus peculiares mensajes.

Rivales pero amigos a la vez, la relación entre los dos pesos pesados de la Roja es de confianza. Por ello, el andaluz no ha dudado en lanzarle una pulla. El madridista ya ha avisado al barcelonista de que tenga cuidado porque en el minutos 90 puede llegar la sentencia.

Entre bambalinas y haciendo gala de su amistad, Ramos no ha dudado en bromear dejando caer una apuesta: marcará de cabeza. Ahora bien, estos mensajes quedarán en papel mojado en el primer minuto de partido. Todo se demuestra sobre el verde.