Messi abusa de Guardiola

stop

El astro argentino se recrea contra su antiguo entrenador en el Camp Nou

Leo Messi se lleva el balón a casa y Pep Guardiola no quiere ni mirar | EFE - Montaje

19 de octubre de 2016 (23:12 CET)

Pep Guardiola siempre lo dice: "No habría conseguido tanto si no hubiese tenido a unos jugadores tan maravillosos, el mérito es de ellos". Y Leo Messi se encarga de recordárselo siempre que se cruzan (como contra el Bayern Múnich hace dos temporadas). Por si se le olvida.

El crack argentino, citado a declarar este jueves ante los juzgados de Gavà, se crece cuando se mide a un equipo de Guardiola, el técnico que logró sacar su mejor versión. Es como si tuvieran cuentas pendientes. Como si le quisiera demostrar que sí, que aprendió mucho con él, pero que sigue siendo más decisivo el futbolista que el entrenador.

Este miércoles en el Camp Nou, Messi dio un auténtico recital. Nadie diría que el crack de Rosario había estado tres semanas de baja por lesión. El delantero teñido de rubio pollo está más fresco que nunca y derrumbó los cimientos de un Manchester City (4-0) que tiene muy buena pinta con un hat-trick de goles demoledores. A cual mejor.

Ter Stegen gana la partida a Claudio Bravo

En el primero ('17) dejó tirado en el suelo a su ex compañero Claudio Bravo, que fue recibido en el Camp Nou entre pitos y aplausos. Messi le hizo dos fintas antes de marcar a placer. No engañó al chileno con la primera, pero a pesar de conocerlo, con su estirada fue incapaz de cortar la diagonal imposible de La Pulga. Se quedó clavado en la segunda finta y el balón entró al fondo de las mallas.

Con algunas dudas y también ocasiones para el Manchester City, los dos conjuntos que más quieren el balón de Europa llegaban el descanso. El Barça tardó en despertar durante la segunda mitad, mientras Nolito, Gundogan y Sterling mareaban a la experimental y mermada defensa azulgrana – salieron Mascherano (lateral derecho), Piqué, Umtiti y Alba, pero los dos españoles se lesionaron en el primer tiempo dando entrada a Digne y Mathieu–, que logró aguantar.

Más mérito por los goles no encajados fue el de Marc-André ter Stegen, especialmente ovacionado por el Camp Nou en el regreso de Bravo. El público azulgrana quiso mostrar su calor al meta alemán y este respondió con fantásticas intervenciones. El portero chileno, en cambio, marchó expulsado con roja directa ('53) tras parar un balón con las manos fuera del área.

Messi y Neymar rematan a Pep

Esta situación benefició al Barça. Faltaba más de media hora por jugar y tanto Luis Enrique como Guardiola se habían visto forzados a cambiar a dos futbolistas –además de la expulsión de Bravo, se lesionó Zabaleta–, pero la situación favoreció claramente a los de azulgrana. Leo Messi volvió a asumir galones y marcó otros dos goles muy seguidos ('61 y '69) para matar el partido.

En los minutos finales, y tras una absurda expulsión de Mathieu por doble amarilla, Messi aún tuvo tiempo de provocar un penalti que se lo dejó chutar a Neymar. El crack brasileño falló, pero se resarció instantes después con una jugada de genio para batir a Willy Caballero ('89). El Barça, con tres victorias en tres partidos, ya casi está en octavos de final de la Champions. El City de Guardiola, en cambio, tendrá que sudar la gota gorda para conseguirlo.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad