"Me voy". El desertor sorpresa en el Barça de Luis Enrique   

stop

El jugador alza la voz 

La patata caliente sorpresa de Luis Enrique en el Barça

29 de enero de 2017 (21:28 CET)

Se le agota la paciencia. El FC Barcelona ha encajado un golpe muy duro este domingo en el Benito Villamarín. El Betis ha sabido plantarle cara al cuadro de Luis Enrique Martínez, neutralizando la mejor versión de los barcelonistas.

Pero aquí no ha quedado todo. La fortuna ha soplado a favor de los béticos, ya que de nuevo ha sido un encuentro polémico. El árbitro ha sido el gran protagonista. Hernández Hernández ha anulado un gol más que legal de los azulgranas.

De cualquier modo, un empate que deja el Barça en la segunda plaza. Han perdido una nueva oportunidad de avanzar al Real Madrid en la clasificación liguera.

Tras este encuentro, las reacciones y los nervios no han tardado en estallar. Y es que Luis Enrique tiene varios fuegos encendidos en el vestuario.

Más allá del enfado de los 'capos' por la decisión arbitral, este último duelo ha dejado otras patatas calientes.

Desea protagonismo

Paco Alcácer es uno de los futbolistas más tocados. Este duelo ha sido la gota que ha volcado el vaso. El ex valencianista ha vuelto a estar en la recámara. Ni como suplente. Lucho no ha echado mano del delantero. Con el marcador en contra, el delantero punta ha seguido en el banquillo.

El gran problema es que el caso del Benito Villamarín no es un hecho aislado. El atacante recién llegado no está teniendo el protagonismo esperado. No ha recibido lo prometido.

El pasado verano, el futbolista de Torrent llegó al Camp Nou. El Barça necesitaba un cuarto hombre y decidió pagar 30 millones de euros por el atacante del Valencia.

Aunque Alcácer sabía que no iba a ser una pieza clave en el once de gala, desde el seno del club barcelonista le prometieron que sería el titular de gala. El cuarto hombre. El atacante que daría descanso a la MSN cuando las rotaciones lo terciaran.

El gran chasco para ambas partes

Medio año después, estas promesas se han convertido en papel mojado. Cierto es que el delantero no ha convencido en las ocasiones en las que el asturiano le ha brindado su confianza.

Aun así, las opciones que le ha brindado han sido mínimas. El delantero centro, de 23 años, únicamente ha disputado 719 minutos con la zamarra azulgrana en duelos oficiales.

Por ello, es una evidencia que la situación de Paco en el Barça es más que delicada. El cuerpo técnico parece que no acaba de sentirse convencido con el ex valencianista, mientras que Alcácer pierde la paciencia.

Arda Turan le ha ganado la partida como suplente titular para dar aire a la MSN. Siempre que los crack del tridente pueden jugar lo hacen y cuando alguno falla es el turco el que toma la batuta.

La continuidad de Alcácer comienza a ser un tema complicado en el banquillo azulgrana.

Mientras que el futbolista reclama minutos –sea en el Barça o fuera-, los barcelonistas saben que no pueden dejar escapar una pérdida de 30 millones de euros. El caché de Paco ha caído en picado. Se avecinan curvas. Ni contigo, ni sin ti.